martes, 18 de agosto de 2009

La Meditación en el Laboratorio: Adultos, adolescentes y niños disfrutan de sus beneficios terapéuticos.

Hoy quiero compartir con ustedes, los recientes estudios acerca de los efectos de la meditación aplicada en hospitales y escuelas, comprobándose los efectos increíbles suscitados por la meditación en adultos , adolescentes y niños. Para no perderse, el video que adjuntamos debajo de la nota. Los esperamos a experimentar los cambios aquí descriptos en nuestras prácticas de meditación para adultos los días miércoles a las 19.30 hs y para los más pequeños el sábado 22 de agosto a las 11 horas en J. B. Justo 4019 2do"D" en los Talleres de Creatividad, Armonización y Yoga para niños.

Adriana Paoletta
informes:adrianapaoletta@gmail.com
http://elportaldelarcoiris.blogspot.com/

En décadas anteriores ya se han realizado investigaciones científicas acerca de la meditación que demostraron principalmente los beneficios psicológicos y fisiológicos de ésta.

Sin embargo, en la última década del siglo XX ha habido una revolución en el área de las neurociencias, al grado de que se le conoce como “la década del cerebro”. Durante dicho periodo se ha llegado a saber más acerca de este órgano que durante toda la historia previa. Lo anterior es resultado del uso de nuevas tecnologías que permiten tener una visión más clara del funcionamiento cerebral.

En este breve artículo revisaremos los resultados de dos estudios realizados con meditadores avanzados de la tradición budista tibetana.

Estos experimentos

fuerosn inspirados por el Instituto de la Mente y la Vida (Mind and Life Institute), cuya misión es llevar a cabo un diálogo entre el budismo y la ciencia,

el cual cuenta con el auspicio y el estímulo de S.S. el XIV Dalai Lama.

“Escáner” Cerebral

La Resonancia Magnética Nuclear Funcional (RMNf) es una nueva tecnología que permite grabar en video la actividad neuronal del cerebro. Hoy en día los investigadores pueden conocer con precisión el funcionamiento de una neurona –o un grupo de ellas– y relacionarla con una actividad mental específica, tal como el percibir el color rojo o ver una línea curva.

El experimento se realizó en el Laboratorio de Imágenes Funcionales del Cerebro y el Comportamiento E.M. Keck (E.M. Keck Laboratory for Functional Brain Imaging and Behavior) de la Universidad de Winsconsin, con la dirección del Dr. Richard Davidson, reconocido experto en las neurociencias de las emociones.

El experimento consistió en observar el cerebro de un meditador avanzado entrenado en la tradición tibetana mediante la RMNf.

El meditador pasaría por diferentes clases de meditación alternándolas con periodos de descanso. Las meditaciones que se utilizaron fueron: meditación unipuntal (shamatha), visualización, meditación en la compasión, y meditación “en el espacio abierto”.

En primer lugar se observó que el cerebro se comporta de forma distinta con cada una de estas meditaciones.

También se observó que el meditador mostraba un patrón de funcionamiento neuronal más estable que el observado en otros individuos no entrenados. Es decir, que se concentraba mejor en la actividad mental que realizaba en comparación con la mayoría de la gente, por lo que sus datos tenían menos “ruido”.

Finalmente, se detectó que cuando el meditador se concentraba en generar un sentimiento de compasión por los demás, la zona del cerebro conocida como “gyrus frontal izquierdo” mostraba una gran actividad eléctrica gamma . Esta zona se había identificado, en experimentos previos, como una zona donde residen los sentimientos positivos como la alegría, el entusiasmo y la energía.

Como lo plantea Daniel Goleman, autor del libro La Inteligencia Emocional, estos datos resultan de gran importancia, pues plantean la posibilidad de una educación emocional. Es decir:

"nuestro estado anímico promedio no es una constante con la tenemos que vivir irremediablemente el resto de nuestra vida. Podemos entrenar y cultivar cualidades humanas positivas como el amor y la compasión, experimentando con ello un estado de gozo y felicidad".

Comprendiendo a los demás: El cultivo de la empatía

En el Laboratorio de Interacción Humana (Human Interaction Laboratory), de la Universidad de California, el Dr. Paul Ekman, otro reconocido experto en la ciencia de la emoción, ha estado estudiando lo que llama “microemociones”. El concepto de microemociones se basa en la capacidad de reconocer en un instante –dos décimas de segundo o un tercio de segundo– el estado de ánimo de una persona por medio de su expresión facial.

El Dr. Ekman ha preparado un vídeo donde se muestran imágenes muy breves de diversos rostros. El experimento consiste en reconocer sólo por la expresión facial seis emociones básicas del ser humano, entre ellas la ira, el desprecio y el miedo. De acuerdo con el Dr. Ekman, las imágenes pasan tan rápidamente que entran al nivel subconsciente de la mente, por lo que no dan tiempo para la censura o manipulación voluntaria. Además la expresión de estas seis emociones estudiadas significan lo mismo en todo el mundo.

Según estos estudios, las personas que son más capaces de reconocer estas emociones demuestran un mayor grado de empatía con los demás, son más abiertos a nuevas experiencias, curiosos, confiables y eficientes.

Se sometió a esta prueba a dos meditadores occidentales entrenados en la tradición tibetana. Los resultados fueron extraordinarios, pues su capacidad de reconocimiento rápido de las emociones fue muy superior al promedio por dos desviaciones estándar. Anteriormente, otras 5,000 personas se habían sometido a este estudio. Se encontraban muy por arriba de policías, jueces, abogados, psiquiatras y agentes del servicio secreto, es decir, los grupos de personas que mejor se habían desempeñado en la prueba.

Esta investigación señala que un meditador puede tener una cognición más rápida y una mayor capacidad de empatía. El Dr. Ekman comentó acerca de este estudio: “nos permitió descubrir cosas hasta entonces insólitas”.

Conclusiones

Aunque aún estamos en una etapa temprana de estas investigaciones para llegar a conclusiones generales, los resultados obtenidos son alentadores y significativos.

Se puede decir que los beneficios de la meditación resultan cada vez más evidentes para la ciencia, y se confirman los beneficios de la meditación que describen los libros clásicos del budismo.

Además, hay otros estudios que muestran que estos beneficios son patentes desde el entrenamiento inicial en la meditación. No es necesario ser un virtuoso de la mente para obtener frutos desde el principio. Eso sí, hay que ser constante

.

Bibliografía

1. Daniel Goleman. Emociones Destructivas. Cómo comprenderlas y dominarlas. Buenos Aires, Ediciones B, 2003.

2. Antonio R. Damasio, “How the Brain Creates the Mind”, en Scientific American, End of the Millennium Special Issue, diciembre, 1999, pp. 74 – 79.

VIA : INSTITUTO LOSELING

Para escuchar el video que sigue es conveniente que anteriormente baje el volumen del CANAL DE YOGA en el extremo derecho superior del Blog




1 comentario:

Carlos G.P. dijo...

Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
“Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos...
Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
Hoy puede ser ciencia ficción...tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar...hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
Carlos González
P.D Mi blog es: www.ladanzadelavida12.blogspot.com
* El libro se puede descargar en mi blog