miércoles, 26 de agosto de 2009

Las contracturas .Somatizando las crisis.


Estoy contracturado y me duele todo". Esta debe ser una de las frases más repetidas en la Argentina de los últimos tiempos.

La crisis impactó con fuerza en los cuerpos como consecuencia de los sentimientos de impotencia, bronca, frustración, angustia e incertidumbre actuales. Y entre los dolores físicos causados por problemas emocionales, las contracturas parecen estar al tope del ranking.

"Hasta el año pasado, de las 7.000 prestaciones que realizamos por mes, un 40% era por tensiones musculares debidas al estrés. Este año, el porcentaje es de un 70%", dice a Clarín el jefe del Departamento de Kinesiología, Fisioterapia y Rehabilitación del Hospital de Clínicas, doctor Claudio Lieti.

"La gente en la consulta cuenta que perdió el trabajo o que trabaja más y que está angustiada por las consecuencias económicas y los trastornos familiares que les provoca su situación laboral", asegura el doctor Lieti. "Nosotros le explicamos que toda tensión psíquica trae una tensión muscular". Y se pregunta Lieti: "¿es que alguien puede ser indiferente ante las malas noticias: despidos, asaltos y secuestros? Hoy es muy común ir con miedo por la calle, darse vuelta y contracturarse. Si hasta los médicos nos tensionamos en el consultorio...", se sincera.

¿Qué es exactamente una contractura? Médicos y kinesiólogos coinciden: es una manifestación psicosomática del sistema nervioso central que consiste en el acortamiento y pérdida involuntarios de la elasticidad de un músculo. Se expresa de manera espontánea e inconsciente y aunque puede llegar a ser muy dolorosa no se considera una lesión grave.


Como si fuera una red tejida, por el músculo circulan capilares sanguíneos y terminaciones nerviosas que lo impulsan a elongarse y acortarse en forma sincrónica. Cuando el tono muscular aumenta, los capilares y terminaciones se comprimen, no pueden transferir la sangre y los nutrientes del cuerpo en forma normal y se forman esos nudos tensionales, conocidos como contracturas.

Las zonas con mayor predisposición a contraerse son cuello, hombros y espalda ¿Y cómo se detectan? "Mediante radiografías y palpándolas con masoterapia (masaje) profunda", que es también una de las formas de eliminarlas, "junto con la fisioterapia, o sea el calor con onda corta o rayos infrarrojos", señala Lieti.

"Lo ideal es que las personas vean al kinesiólogo antes de que la contractura se manifieste y que realicen técnicas preventivas de relajación que eviten cervicalgias, lumbalgias y homalgias, que son las contracturas de cuello, cintura y hombros, muy comunes hoy en día".
"Las contracturas por estrés —aclara Lieti— no requieren tratamientos muy largos, pero si hay predisposición a contraerlas, es probable que se repitan con frecuencia".
"Este año hubo un incremento del 50% de consultas respecto al año pasado y la gente viene en un estado calamitoso", dijo a Clarín la licenciada en Kinesiología Patricia Guili.

Cosquilleo en manos y pies, mareo, vista nublada, fatiga, sensación de vértigo, falta de aire. "Los síntomas secundarios que acompañan a las contracciones también se intensificaron", advierte. "Pero yo les digo a mis pacientes que es mejor tener una contractura que un infarto, aunque las enfermedades no se eligen, sino que nos eligen a nosotros", dice Guili.

"Es común que una persona alegre y feliz camine derecha, con el pecho ancho y la mirada hacia arriba", ejemplifica la kinesióloga. "Una persona triste, en cambio, camina encorvada, agacha la cabeza y mira hacia abajo".

Para el doctor Juan Carlos Mazza, coordinador científico del Congreso Internacional de Medicina del Deporte "es paradojal: es una respuesta defensiva para mantener al individuo en sus posturas habituales, muchas veces viciosas, pero no reviste patología orgánica".

Hoy en día es común que "el tono muscular se potencie dramáticamente con el estrés, la angustia, la frustración, el enojo y la tensión nerviosa por la inestabilidad laboral, económica y familiar", señala Mazza. Y añade que es corriente, además, que se forme un circuito de retroalimentación: "cuanta más angustia y tensión, más contractura y dolor muscular que generan a su vez más contractura defensiva".
Para prevenir este problema, los especialistas recomiendan hacer ejercicios de estiramiento y fuerza de los músculos para resistir mejor las malas posturas habituales. También proponen practicar ejercicios aeróbicos que liberan energía, descargan tensiones y aumentan la producción de endorfinas, unas hormonas sedantes que provocan placer y son sedantes.

Todos coinciden en que, cuando aparece la contractura, hay que consultar al médico. Y que los masajes suaves pero profundos suelen ser la terapia más eficaz para eliminarla. Tanto Lieti como Guili reciben pacientes derivados por traumatólogos, deportólogos o clínicos.
Pero también hay tratamientos alternativos como los que ofrecen los terapeutas corporales y los osteópatas. El Yoga resulta de gran ayuda ya sea en la prevención del estrés por sus cualidades

1. El yoga ayuda a mantener, recuperar y aumentar la salud física.
El yoga es un ameno sistema antiestrés. Mediante la relajación, las posturas, la respiración, la meditación y la dieta adecuada, el yoga disminuye efectivamente el estrés, baja la tensión y la ansiedad. Mejora también el sistema inmunitario evitando enfermedades y, si ya se está enfermo, facilitando la recuperación. Recientes investigaciones demuestran que el yoga es muy eficaz frente a casos de hipertensión, diabetes, problemas respiratorios como el asma, problemas para conciliar el sueño, dolores crónicos de cabeza y de espalda. El yoga puede mejorar las funciones cardiovasculares, la digestión, la visión e incluso proporcionar cierto control sobre el dolor.
2. El yoga pone en forma y aumenta la energía.

Su práctica ayuda a relajar el cuerpo y la mente permitiendo obtener toda la energía necesaria para actuar eficientemente ante los desafíos de la vida diaria. Se mejora mucho la flexibilidad, la fuerza y el equilibrio.

3. El yoga proporciona equilibrio mental.
Ejerce una profunda influencia sobre la mente a través del sistema hormonal. La práctica del yoga proporciona mejores resultados que cualquier tranquilizante y sin efectos secundarios. Proporciona equilibrio y claridad mental sin entorpecer la mente. Con el yoga se puede permanecer al mismo tiempo alerta y relajado.
4. El yoga es una poderosa ayuda para el crecimiento personal.
El yoga ayuda a descubrir el potencial escondido del cuerpo. El cuerpo es un maravilloso instrumento, pero hay que tocarlo adecuadamente para producir bellas y armoniosas melodías. El yoga permite acceder con seguridad a la exploración de los aspectos más ocultos de la mente. De forma progresiva desaparecen las ideas equivocadas sobre uno mismo y sobre la vida en general.
5. El yoga es un sistema completo e integral.
El yoga ofrece un estilo de vida orientado hacia el crecimiento personal que cubre todos los aspectos de la vida. Su repertorio incluye técnicas para una óptima salud física y mental, para afrontar con creatividad los desafíos de la vida moderna y para mejorar y transformar la vida sexual. El yoga te hace sentirte a gusto con tu cuerpo, mejora la imagen y la autoestima; aumenta el poder de concentración y la memoria. En definitiva, el yoga ayuda a descubrir la esencia espiritual del practicante, liberándole del miedo y de otras emociones y pensamientos restrictivos.
6. El yoga mejora las relaciones sociales.
El yoga permite mejorar las relaciones con la familia, los amigos y los compañeros de trabajo, proporcionando una nueva visión de la vida. Mediante sus técnicas se adquiere control sobre la mente haciendo desaparecer las obsesiones y los hábitos indeseables. El yoga enseña a vivir en paz con todo el mundo. Proporciona todo lo necesario para armonizar y embellecer la vida.
7. El yoga aumenta la conciencia.
Con el yoga se puede intensificar en gran medida la conciencia. La práctica del yoga permite afrontar todas las situaciones de la vida, con claridad y serenidad. Además, el yoga hace a quien lo practica mas sensible a los ritmos corporales y las sensaciones de los sentidos, desarrollando también la facultad intuitiva. Pero lo más significativo es que el yoga te pone en contacto con tu realidad espiritual que es fuente primera de la mente y la conciencia.
8. El yoga se puede combinar con otras disciplinas.
Aunque el yoga es completo en sí mismo, se puede combinar fácilmente con todo tipo de deportes o esfuerzo físico, incluso con ejercicios tan opuestos como los aeróbicos o el levantamiento de pesas. También se puede practicar yoga junto con otras disciplinas mentales, como técnicas de memorización o ajedrez.

9. El yoga es fácil y conveniente.
En el yoga no se practica hasta que surge la fatiga y aparece el sudor (a menos que se siga algún tipo de yoga moderno aeróbico). Se puede practicar en cualquier sitio. Aunque no es preciso desplazarse a algún sitio concreto, es conveniente que los principiantes asistan a clases de yoga. El yoga está libre de cualquier esfuerzo doloroso. En realidad, permite superar todas las formas de sufrimiento.El yoga colabora a la prevención de dolores osteomusculares y a una profilaxis de los hábitos posturales.
10. El yoga es liberación.
El yoga te puede conectar estrechamente con tu auténtica naturaleza, proporcionando una sensación de plenitud, de enriquecimiento interior y de confianza. Reduciendo el egoísmo y los pensamientos y emociones negativas, el yoga te acerca a la felicidad eterna. Desarrolla tu fuerza de voluntad y te permite ser responsable.

CLASES DE YOGA TERAPEUTICO INFORMES

VIA: LaVanguardia.mx
VIA DIARIO CLARIN


4 comentarios:

Emma dijo...

Yo quiero agregar que "el yoga" me ha aportado la ayuda más grande a nivel físico y mental para mi enfermedad, la esclerosis múltiple.
Gracias Adriana

Luz del Alma dijo...

Gracias Adri por compartir éste post. Realmente la práctica de Yoga es de gran ayuda para todo tipo de dolencias, tanto físicas como emocionales/mentales.
Un fuerte abrazo de luz, Mirta

Adriana Paoletta dijo...

Hola Emma! Garcias por estar presente en esta casa que es de todos. Tu experiencia me enriquece y nos enriquece. Es un placer tenerte como amiga!

un abrazo de esperanza
Adri

Adriana Paoletta dijo...

Hola Mirta adorada!
No sabés cómo disfruto reirme con vos en las clases, sos un sol.
Gracioas por estar tan cerca!
Un abrazote de colores
Adri