sábado, 16 de febrero de 2008

Meditación a toda hora


La meditación es un estado del ser en el que estás en completo equilibrio con todo lo existente.
A veces me pregunto, mirando el mar,porque no dura esta calma y esta comprensión absoluta durante el resto del día...

¿Cómo hacer estando en la ciudad para alimentar este cálido encuentro con el interior?

El yoga nos alienta a ejercitar el estar despiertos, esto es , despiertos a la verdadera naturaleza de las cosas.

La mente, condicionada por miles de deseos, miedos y angustias no sabe disfrutar de lo que tiene y siempre quiere más y más.

En la naturaleza estamos más ligados a los ritmos naturales, los sonidos de los pájaros , el rugido del mar, la cálida sensación de la arena, debajo de tus pies, el fresco aroma a pinos; son despertadores divinos para que escuches la verdadera voz.



En la ciudad debemos recurrir a maestros, psicoterapéutas, para que abran el ojo de la sabiduría, aquel que se cerró cuando dejamos de sentir la CALMA.

Si tienes un jardín, recuéstate en el pasto a mirar el cielo boca arriba, a relajar a tu cuerpo sobre la hierba, entregándole a la tierra tus dolores, tus angustias... y al abrazar con tu mirada el infinito, tu jardín se habrá convertido en el paraíso.

Adriana Paoletta

No hay comentarios: