martes, 1 de marzo de 2011

Mafalda y el vacío


Casi todo lo que existe es vacío. La ciencia ha demostrado que hasta aquello que vemos como sólido es vacío. Así como Mafalda , obseva aquellos puntos brillantes e infinitamente distantes , el interior de un átomo presentaría a cualquier observador el mismo espectáculo.

Lo que llamamos materia, es a la vista, una alta concentración de estos átomos en patrones definidos . Estos patrones son los que nos diferencian a los humanos, de las piedras ,de las molécula de dióxido de carbono, del agua etc.

Esta organización en holones cada vez mas complejos , que transforma lo atómico en molecular, lo inorgánico en orgánico, lo carente de vida en vivo , hasta llegar al pensamiento, tiene una dirección definida , la gran aparición de la mente que nos ha dado la posibilidad de ser espectadores concientes de nuestra naturaleza.

El hecho de haber podido modificar la forma y estado de la materia, nos hizo caer seducidos ante esta habilidad lograda, lo palpable y modificable fue nuestro objeto de estudio .

Pero ese vacío que negamos, es lo que nos "llena" y nos da vida ,ese “espacio” para nada concreto es lo que da la forma a lo que llamamos Yo . El ego se disuelve ante estas imágenes ,mientras el sufrimiento cesa dando lugar a la sonrisa.

Adriana Paoletta