domingo, 20 de marzo de 2011

¿Has visto alguna vez a un ser de luz?


¿Qué nos ha llevado a estar aquí?.¿Podemos entender la verdadera dimensión de los hechos , que estamos viviendo en cada instante de nuestras vidas, sin percibir , que son el fruto de un proceso ,que se inició mucho tiempo atrás?.

Existe una forma de luz que transfigura el cuerpo dotándolo de una envoltura refulgente, vibrante y metafísica. Sólo frente a determinados estados alterados ,en que el ego parece resquebrajarse, hasta romperse en mil pedazos, es que la luminosidad ,se muestra en lo humano.



Jamás sabremos, el potencial de transformación que tenemos dentro, sino atravesando el camino sinuoso de la entrega a la realidad, que duele, cuando irrumpe en nuestra vida, la conciencia de la impermanenecia.

De pronto , un aroma profundo, jamás percibido por tus sentidos, formará parte de ti, como el día hacia el ocaso, las rutinas nobles, que repites sin cuestionar, los rituales afectivos , que te rodean y protegen.

Y recorrerás a tientas ,un nuevo saber cotidiano, temiendo ser ,un desconocido para ti mismo. Pero hay, quienes caminan ,silenciosamente, velando por tus pasos.






Cuando tocas a la puerta , con miedo en tus ojos, el templo, que te sostuvo sobre tus pies humanos, te abre el corazón.

En ese tembloroso pedido de ayuda, tu luz se desprende ,del centro de tu misma existencia y estalla rodeándote, tranfigurando tu dolor y tu miedo, en pura contemplación del abismo...lleno de silencio y amor.

A mi hermana Romina, que hoy da un nuevo paso hacia su sanación. A mi familia y a todos los que necesitamos, transfigurar el dolor ,en luz compasiva.

Adriana Paoletta

2 comentarios:

Luz del Alma dijo...

Toda la Luz en éste gigante abrazo hermosa Adriana.
Mirta

MónicAlejandra dijo...

Sin palabras....bellisimo! sabio...y bello! Un abrazo de Luz!