lunes, 21 de diciembre de 2009

Lectura corporal. Las contracturas que nos hablan del estrés.

Aprender a leer nuestro cuerpo y el cuerpo de nuestros alumnos es el principal objetivo de las medicinas blandas de Oriente. A medida que nos relacionamos con el ambiente , la medicina oriental nos alerta acerca de los fallos de adaptación de nuestro organismo a los cambios bruscos del clima, a desequilibrios posturales, relaciones interpersonales desarmónicas, mala alimentación , respiración incorrecta y movimientos desbalanceados de nuestro cuerpo. Hoy en día llamamos a este desequilibrio distress (estrés).

La lectura corporal es la herramienta más poderosa de la medicina oriental para observar el desequilibrio de nuestra energía vital y el método de diagnóstico olvidado en la medicina alopática. Por ello cuando un alumno nuevo me consulta, esta eficaz herramienta de diagnosis me entrega información a través del tono de su voz, de lo que dice y deja de decir , cómo son sus movimientos... relajados o tensos, cómo es su relación con el entorno y consigo mismo.

La forma de prevenir la enfermedad es educar desde niños a nuestros hijos en la escucha atenta de su cuerpo. Por ello en mi trabajo terapéutico con niños , jóvenes y adultos ,aplico diversas técnicas para enseñar con sencillez a estar presentes en las elecciones que realicemos a la hora de vivir plenamente y preparar a nuestro organismo a una buena adaptación a sus requerimientos internos, en relación a las demandas del medio . Que mi cuerpo no se sienta aturdido con dobles mensajes como: para ser feliz y deshinibido emocionalmente en una fiesta ,me debo estimular con alcohol, para descansar a mi cuerpo, primero lo extenúo con horas de deporte ,sin prepararme previamente para el esfuerzo , no reparo mis fuerzas con una siesta o me someto a trasnoches reiteradas que afectan mi biorritmo , carezco de momentos de silencio o acercamientos a afectivos que nutran mi corazón, trabajo sin darme momentos de descanso y ocio verdadero.

Por ello la lectura corporal es la herramienta más poderosa para determinar los sutiles estancamientos de la energía de nuestros órganos que se manifiestan en tensiones musculares o contracturas en las líneas de meridianos o nadis. Mis alumnos se sorprenden cuando ante un dolor en el masaje de la mano les consulto : cómo te sientes con tus intestinos?; o ante un dolor externo de rodilla y cuádriceps les pregunto ,si están con trastornos estomacales .Me miran con asombro, pensando en que les he leído la mente.

El estudio de diversos abordajes en el tratamiento de la tensión muscular nos dará la armonía y el equilibrio para alcanzar día a día el don preciado de la salud.Por eso... a estar alertas a nuestras contracturas que no sólo expresan tensiones mecánicas, sino desordenes primarios de nuestra energía interior.

Adriana Paoletta

Traumatólogos y kinesiólogos explican que aumentan las consultas y que cada vez más jóvenes realizan consultas.

La sala de espera donde atiende el traumatólogo Jorge Romanelli ofrece testimonios de lo más variados: dolores en la cervical, problemas de columna, contracturas en la espalda, en la cadera, entre otros. El especialista recibe a lanacion.com y comenta que, por contracturas, atiende pacientes de entre 18 y 80 años.

"Cada vez se suman más jóvenes, por el trabajo sedentario y las malas posturas", comenta. Y agrega que el estrés está entre las principales causas de dolores en espalda, cintura y cuello entre quienes ya cumplieron los 30 y están en plena actividad laboral.

El doctor en kinesiología y fisiatría Norberto Furman, se explaya en el origen de las contracturas según las edades. "En la gente joven, lo más común son los excesos en las actividades deportivas. Entre los adultos, aparecen las malas posturas, la falta de gimnasia y el estrés. Ya en la tercera edad, el desgaste en las articulaciones (artrosis) y las hernias de disco suelen ser mayoría entre las causas", explica a lanacion.com.

Este especialista, que entre sus pacientes cuenta a estrellas del espectáculo, se detiene en el estrés y lo denomina "asesino silencioso". Agrega: "Da vueltas en nuestro cuerpo y en algún lado choca. En este sentido, la columna y los músculos son órganos de descarga".

Según dijo, los problemas en el cuello y la columna cervical son los que más inconvenientes pueden causar, ya que alteran la circulación y el flujo de sangre hacia el cerebro. Esto puede provocar mareos, dolores de cabeza, zumbido en los oídos, nublado de vista, decaimiento, opresión de pecho, taquicardia, disminución de la memoria, adormecimiento de las manos por la noche, etc. Una serie de síntomas que las personas suelen confundir con otras patologías, pero que pueden tener su raíz en la falta de relajación muscular.

VIA LA NACION

4 comentarios:

Claudia dijo...

Si, justamente tengo un ser muy querido con dolores de espalda y estomago. Que barbaro lo que contas sobre mas chicos con problemas de postura...

gracias por el post

Anónimo dijo...

Cuánto nos reclama nuestro SER, que lo atendamos con algo de SILENCIO INTERIOR, también ahora nuestros jóvenes..
Un abrazo en vísperas de Navidad.
Gra...

Adriana Paoletta dijo...

Claudia: espero que pronto se mejoren y puedan estar alertas a aquella cosas que beben cultivar para equilibrar el cuerpo.
Felices Fiestas para toda tu familia!

Shanti en tu corazón
Adri

Adriana Paoletta dijo...

Hola querida Gra! es cierto , el silencio abre las puertas de la escucha atenta el cuerpo y sus razones. Escuchemos ahora sus latidos!

Shanti en tu corazón
Adri