jueves, 30 de abril de 2009

La prestigiosa Clinica Mayo y la Acupuntura



Estudio de la Clínica Mayo demuestra que la acupuntura y la terapia miofascial tratan las mismas áreas del dolor

La acupuntura y la terapia miofascial exploran los mismos puntos específicos del cuerpo para tratar el dolor, dicen especialistas de la Clínica Mayo de Jacksonville, Florida, Estados Unidos.

La acupuntura antigua y la terapia miofascial para dolor se concentran en puntos similares del cuerpo para tratar el dolor, aunque lo hacen de manera distinta, aclara el médico de la Clínica Mayo de Jacksonville que analizó las dos técnicas.

Los resultados del estudio, publicados el 10 de mayo en la revista de Medicina Complementaria y Alternativa, sugieren que cualquiera de las dos terapias podrían beneficiar a quienes desean recibir alivio para ese dolor musculoesquelético crónico, informa el Dr. Peter Dorsher, especialista en dolor crónico del Departamento de Medicina Física y Rehabilitación de la Clínica Mayo.

"Esto puede parecer sorprendente para los profesionales llevan a cabo una u otra técnica, porque la idea ha sido que éstas son terapias exclusivas y están separadas por miles de años”, expresó. “Sin embargo, este estudio revela que para el tratamiento de los trastornos de dolor, la acupuntura y las técnicas miofasciales son básicamente similares, – y ésta es una buena noticia para cualquier persona que busca una forma de alivio".
La acupuntura china tradicional trata el dolor y una variedad de trastornos de la salud con finas agujas para “reajustar” la transmisión nerviosa, explica Dorsher. Las agujas se introducen en uno o varios de los 361 puntos tradicionales de acupuntura dirigidos hacia órganos o dolores específicos. “Es una técnica muy segura y eficaz”, dice.

La terapia de puntos desencadenantes para alivio miofascial empezó a desarrollarse a partir de mediados del siglo XIX, y se concentra en zonas musculares sensibles o “puntos desencadenantes”. Existen aproximadamente 255 zonas de ese tipo, descritas en el Trigger Point Manual (Manual de los Puntos Desencadenantes), texto original sobre dolores miofasciales. Se creen que estas son zonas dolorosas compuestas por músculo y fascia, o sea aquella red de tejido blando que rodea los músculos, huesos, órganos y otras estructuras corporales. Para aliviar el dolor en estos puntos desencadenantes, quienes practican esta técnica emplean, entre otros, inyecciones, presión profunda, masaje, vibración mecánica y estimulación eléctrica.
Para este trabajo, el Dr. Dorsher analizó estudios publicados sobre ambas técnicas y demostró que tanto los puntos de la acupuntura como los puntos desencadenantes que se utilizan para tratar los trastornos de dolor son anatómicamente y clínicamente similares.

En otro estudio reciente, este médico descubrió que al menos el 92 por ciento de los puntos gatillo comunes corresponden anatómicamente a los de la acupuntura; y que en lo referente a tratar el dolor, la correspondencia clínica supera el 95 por ciento. “Esto significa que los puntos de acupuntura tradicionales se ubican en la misma zona del cuerpo que los puntos desencadenantes y se emplean para el mismo tipo de problema, además que el patrón de dolor referido en el punto desencadenante sigue el camino del meridiano del punto de acupuntura descrito por los chinos hace más de dos mil años”, indica el Dr. Dorsher. La terapia para el dolor miofascial últimamente ha incorporado el uso de agujas de acupuntura en un tratamiento llamado “aguja seca” para tratar puntos desencadenantes en los músculos. “Creo que puede decirse que el tratamiento del dolor miofascial es una forma independiente de redescubrir los principios de curación de la medicina tradicional china ”, dice el Dr. Dorsher. “Lo que posiblemente une a ambas disciplinas es el sistema nervioso que transmite el dolor”.