jueves, 8 de marzo de 2012

La mujer que habito.


Abro los ojos y lentamente, me convierto en la mujer de mis sueños. La que habita mi piel ,hace casi 45 años.  El agua en mi rostro ,me despeja de la pereza, que suele salpicarme los pies, cuando niego una búsqueda. Por ello , la mañana ,es el mejor momento, para comenzar a habitarme y comenzar mi vida.

Hace tiempo que no estoy sola, la fuerza de un hombre me acompaña. He descubierto, con el paso de los años, que mis hombres ,son mis fieles guardianes y ante mis caídas, puedo dejarme alzar y abrazar por esos cuerpos, firmes y templados por su hombría, como una princesa frágil,que ha perdido el corazón cristalino.

Soy la madre imperfecta y audaz, que trepa una montaña rusa y luego teme por el vértigo de su caída veloz. Soy el cuerpo labrado por mi amado, por mis hijos ,abriendo el paso ,de mi divina conexión con la vida , hecha parto, nacimiento y separación. Soy un abrazo infinito que define los cuerpos ,que han sido labrados, en un instante de pasión.

La mujer que habito , detesta el poder de los abusadores, de los soberbios, de los asesinos encubiertos, de los linajes , de las castas y clases, la mentira y la desigualdad.


La mujer que me nutre, sólo se arrodilla, frente a un niño, para curar la herida de un enfermo y atarle los cordones a un abuelo. Me nutre ,sabiamente, para no codiciar aquello,de lo cual no depende mi felicidad.

La mujer que habito, es maestra de los mares, de las estrellas, de los árboles, que la escuchan atentamente, cuando sueña y balbucea, mientras camina, a orillas del universo.

La mujer que me habita, tiembla , ríe y calla, frente a la muerte. Y aunque apenas la conozca, la porta consigo ,como una hermana ,que juega  a las revelaciones y a los misterios ,en la vereda de su barrio.


La mujer que me habita, llora a su hermana, sintiendo el dolor más hondo,por su partida. Mientras te busco, en mi cuerpo y en mis recuerdos , sueño que a tu lado estaré , para ser...mujeres eternas.

A mi hermana Romina, mujer de esta tierra y del paraíso, a 5 meses de su partida. Mi homenaje, a ella:  bella y dulce mujer.

Adriana Paoletta




3 comentarios:

NAMASTE dijo...

que belleza. arrancaste lagrimas en mis ojos. eres fascinante escribiendo.

como me gustaria compartir unas horas contigo

gracias

liliana posso
cali,colombia

Adriana Paoletta dijo...

Gracias lili:

qué emoción es recibir a otro lado la respuesta tibia de tus palabras.

abrazos de luz hasta tí.
adriana

Susana dijo...

Hola Adriana!
Gracias por compartir tanto amor, tanta sabiduría y sinceridad.
Me ha llegado muy profundo, conmueve.
Abrazo grandote, Susana