lunes, 31 de diciembre de 2007

Cómo iniciar el nuevo año.Meditación y Yoga.



En Nueva York la celebración se concentra en torno a una gran bola de cristal que desciende sobre una multitud en Times Square. Además, gran parte de las discotecas realizan grandes fiestas.
CADA RINCÓN DEL PLANETA SE VISTE DE FIESTA | El Año Nuevo es una de las principales celebraciones en el mundo, en la cual se conmemora el inicio de un nuevo año. Grandes eventos se realizan en las principales ciudades del orbe durante la Nochevieja, muchas veces acompañados de los más increíbles espectáculos de pirotecnia.

Cada cultura es heredera de distintas tradiciones que, en esta fecha, son un espíritu embriagador. La superstición y las creencias se apoderan de la mayoría de las personas, haciendo de esta noche una velada mágica donde los rituales son los protagonistas y poseedores de ilusiones, para un nuevo año lleno de alegría, salud, dinero y amor.

Sin embargo, lo esencial de esta esperada fecha, es la esperanza que trae; la esperanza de cambio y de mejora en uno mismo y en el mundo

El Año Nuevo es una de las fiestas más antiguas y fue celebrada por primera vez 4000 años atrás en la antigua Babilonia. Sin embargo, no siempre se ha celebrado el 1º de Enero, los babilonios festejaban Año Nuevo el 23 de marzo, cuando la nueva siembra era plantada tarde o temprano, todos los pueblos del mundo se dieron cuenta de que, trascurrido cierto tiempo, las estaciones solares se repetían, los cultivos volvían a crecer y las lluvias retornaban para regar las nuevas semillas.

Los babilonios vieron en esta repetición de las estaciones un motivo digno de celebración e instauraron un ciclo festivo de 11 días, que comenzaba cuando la primavera llegaba a los jardines de Babilonia.

Durante esta fiesta el rey era enviado lejos para que la gente pudiera hacer lo que quisiera por un par de días. Al final de la festividad, el rey regresaba y todo el mundo regresaba a su trabajo.

Los egipcios también recibían con juerga las señales de un nuevo año. El festejo comenzaba cuando el río Nilo empezaba a crecer y el caudal se hacía propicio para la siembra y el cultivo.

Los romanos también celebraban la llegada del año en marzo. En el año 46 Antes de Cristo, el emperador Julio César creó el calendario que usamos hoy, y estableció el 1 de enero como el comienzo del año, sincronizándolo con el movimiento del sol. Desde entonces, en casi todo el mundo se celebra la llegada del año el 1º de Enero.

Según la tradición judeo -cristiana, el 1º de Enero coincide con la circuncisión de Cristo, ocho días después de su nacimiento, cuando recibe el nombre de Jesús.

En los países regidos por el calendario gregoriano, la celebración de Año Nuevo se festeja el 1º de Enero, fecha de carácter universal, incluso en países con sus propias celebraciones de Año Nuevo, como China.


En las diferentes culturas existentes, los cambios de ciclo han llevado a propios e implícitos ritos para comenzar el año que buscan atraer la salud, la felicidad, el amor, el éxito y el dinero.

En el sudeste de Asia sueltan aves y tortugas para la buena suerte durante el año que se avecina.

La costumbre en Japón es colgar una soga de paja frente a la casa como símbolo de felicidad y buena suerte. Por otro lado, comienzan a reír al momento exacto en que el año comienza, lo cual se cree trae buena suerte.

Por otro lado, los canadienses hacen una competencia de natación donde la gente se lanza y nada en el agua congelada.

En Alemania desafían al destino mediante la “ceremonia” del bleiglessen. Este ritual consiste en develar los misterios del futuro con una barra de plomo. El plomo se pasa por una soldadora, se funde hasta hacerse agua y las gotas plateadas se vierten en un vaso al amanecer. El plomo líquido se vuelve sólido nuevamente y alcanza formas extrañas que, con una buena dosis de imaginación germánica, pueden predecir lo que traerá el nuevo año.

Algunos países tienen diferentes nombres para sus fiestas de Año Nuevo, como Grecia, que festejan el “Festival de San Basilio”.

Los escoceses festejan el “Hogmanay”, donde, en algunas aldeas la gente quema barriles de brea y los echan a rodar por las calles, mostrando que el año viejo se quemó y el nuevo ya puede comenzar.

Igualmente, después de la medianoche se visitan para desearse feliz año, ofreciendo un trago de whisky y un pedazo de pastel de avena. Los más viejos se quedan y esperan “el primer paso”, donde la primera persona que entra a la casa en el año nuevo traerá buena suerte por el resto del año. Esperan una persona bella y alta y, sobre todo, de cabello negro, que se cree que trae aun más suerte.

En Rumania las mujeres solteras caminan hacia un pozo, encienden una vela y miran hacia abajo. Se cree que el reflejo de la llama dibujará en el agua el rostro de su futuro esposo. Las que se quedan en sus casas toman una rama de albahaca y la colocan bajo la almohada: el sueño de esa noche tendrá como protagonista al hombre que las espera.

En Vietnam compran peces de agua dulce y los dejan en libertad. Los vietnamitas también, como algunos europeos, creen en el “primer paso”.

La espera de fin de año es especial en Venezuela. Antes que el reloj marque las 12, las familias se reúnen en sus hogares y preparan la hallaca, una especie de huminta exuberante, repleta de condimentos y relleno especial, que se regala a los amigos durante la víspera de Año Nuevo, para reafirmar la amistad y desear buena suerte para el próximo año.

En Estados Unidos se celebran distintos y exuberantes desfiles donde las exhibiciones de juegos pirotécnicos son extraordinarias. Asimismo, mucha gente hace resoluciones, prometiendo mejorar alguna parte de su vida durante el nuevo año.

El Año Nuevo, se celebre como se celebre, es un buen momento para reflexionar en el pasado y planificar un mejor futuro.

También existen religiones que tienen otras costumbres para recibir el nuevo año.

Umbanda, una religión practicada en Brasil, tiene una mezcla de ritos africanos que dieron lugar a la fiesta de “Yemanja”, la diosa del mar. En esta fiesta las playas se llenan de gente y los cantos religiosos inician la ceremonia en honor a la homenajeada diosa marina. Los que asisten realizan ofrendas al mar, que la mayoría de las veces son flores, comida y velas en pequeños barcos de madera. Los rezos a la santa, donde los deseos son protagonistas, son incesantes.

En las Bahamas, la fiesta del Junkanoo se remonta a los siglos XVI o XVII y tiene lugar en honor a John Canoe, un bondadoso propietario de plantaciones que permitía a sus esclavos tomarse días libres para la Navidad. Esta fecha es festejada con danzas y músicas africanas. Hoy en día esta celebración se ha convertido en un gran desfile, lleno de disfraces sofisticados y música. Se realiza un cortejo de bailarines enmascarados en trajes coloridos y luminosos.

Sin embargo, no todas las naciones usan un calendario que comienza el 1º de Enero. El Año Nuevo Chino, conocido como la fiesta de la primavera, está basado en el calendario lunar utilizado tradicionalmente en China. Debido a su carácter lunar, el Año Nuevo Chino no puede ser convertido a una fecha exacta y puede ocurrir entre el 21 de enero y el 21 de febrero.

El Hong Bao es una tradición china que ocurre durante la celebración del Año Nuevo Chino, que consiste en entregar dinero en un sobre de color rojo como deseo de buena suerte a niños o parientes más jóvenes que uno.

El dios de la riqueza se presenta en las casas repartiendo imágenes y recibiendo propinas de los visitados, todo ello acompañado de tambores y gongs.

Por otro lado se realiza “La Danza del Dragón”, tradición conservada desde tiempos antiguos que sirve para ahuyentar los malos espíritus

Se utiliza mucho el color rojo todo el año pero todavía mucho más durante estos días, para alejar a las malas energías y a los malos espíritus

Se limpia la casa muy a fondo como simbolismo de ahuyentar a la mala suerte.

Las familias se llaman de puerta en puerta y se desean buena suerte y se intentan olvidar los rencores.

Los chinos celebran el “Festival de las Linternas”, donde miles de linternas alumbran el camino para el nuevo año.

PARA UN MEJOR AÑO…

En esta época la magia de la naturaleza incita a realizar rituales cargados de poder para invocar salud, prosperidad y protección para recibir al nuevo año.

Si bien algunas pueden parecer supersticiosas son una divertida y colorida manera de agregar un toque mágico al año nuevo.

En la cultura de Hispanoamérica existe una gran variedad de tradiciones y supersticiones para estas fechas como augurios para el año entrante.

Las uvas son populares en muchos países hispanos. La costumbre es comer 12 uvas a las 12 de la noche de la víspera, una con cada campanada del reloj, y pedir un deseo por uva. Esta tradición comenzó en España y los inmigrantes la trajeron al nuevo mundo.

Por otro lado se cree que comer una cucharada de lentejas traerá fortuna y prosperidad. En Brasil, las lentejas son un símbolo de riqueza y por eso el primer día del año se sirve sopa de lentejas o lentejas con arroz.

Los países latinos tienen la costumbre de llevar ropa interior de color; para la prosperidad y dinero el color amarillo y para el amor el rojo. La creencia dice que debe ser obsequiada.

Por otro lado los que desean casarse, el sentarse y volverse a parar con cada una de las 12 campanadas, traerá matrimonio.

El agua es parte de muchas tradiciones de año nuevo. La antigua tradición cubana era lanzar cubetas de agua a la calle a las 12 de la noche como limpieza de malas vibraciones del Añoviejo y como señal de buena suerte en el año entrante.

Los que quieren garantizar la disposición monetaria reciben el año con un manojo de billetes entre sus manos y barren la casa para deshacerse de la mala suerte.

En Latinoamérica los que quieren realizar viajes salen de su casa después de las 12 con las maletas o bolsos de mano.

Se cree que el uso de velas de colores garantiza armonía y paz en el hogar Encender velas azules traerá la paz, amarillas abundancia, rojas pasión, verdes salud, blancas claridad y naranjas inteligencia.

Otra creencia es que tres pequeñas piedras en el hogar simbolizan salud, amor y dinero.

Y por ultimo, para purificar el alma, darse un baño de esencias al recibir el año es la última moda. Existen diversidad de aromas para cada caso y los más recomendados son: mandarina para la prosperidad y el dinero, rosas para el amor, y sándalo para limpiar las energías negativas.

En otros países, como Estados Unidos, para conseguir pareja, hay que dar el primer "Feliz año" a una persona del sexo opuesto.

Desde hace muchos años tengo la costumbre de proponerles a mis alumnos de yoga escribir sus objetivos para el nuevo año y guardarlos en un libro cerca de la mesa de luz para revisar nuestros propósitos durante el transcurso del nuevo año. Con mucha calma y en silencio medita profundamente sobre aquellas cosas buenas que has recibido y proyecta tu mente y tu corazón para todo aquello que merezca la pena realizar en el nuevo año. Enciende una vela durante la víspera y apágala cuando el nuevo año haya llegado, con el escrito junto a ella.Es simple pero profundo.
Felíz Nuevo Año para todos los que comparten esta lectura y gracias por estar juntos!!!!!!!!

Adriana Paoletta

No hay comentarios: