viernes, 7 de diciembre de 2007

Aprende a dar clases de Yoga I


En la actualidad, las clases de yoga se han ido metamorfoseando en relación a los requerimientos de los alumnos. Desde mi experiencia como docente,he adaptado lo clásico del yoga a los requerimientos de la vida moderna, creando un balance entre la esencia y la renovación.
Somos occidentales y nuestro cuerpo no es tan flexible como el oriental ,que es cargado apenas nace en las espaldas y con las piernas abiertas( lo cual facilita la rotación externa de las caderas en varias posiciones de yoga), nuestra dieta no es vegetariana, sino que combina las proteínas, con hidratos, vegetales y cereales,por lo cual nuestro cuerpo es más fibroso y de músculos más grandes;nuestra cultura está basada en el acopio de datos e información nueva y es altamente científica, mientras que en Oriente hay un respeto por lo tradicional, sagrado y ancestral, que conviven al mismo tiempo con la tecnología, la ciencia y en forma paralela ,con el pensamiento intuitivo y creativo.

Mis clases se inician con ablandes articulares, que abren el camino de todos los segmentos del cuerpo, un reconocimiento del ritmo natural respiratorio para entrar en las posturas de pie( asanas de pie)fundamentales para el desarrollo de la musculatura de sostén ( columna vertebral y palancas dinámicas como los brazos y las piernas). Los guerreros( virabhadrasana 1, 2 3) fortalecen las extremidades inferiores( cuádriceps, isquiotibiales, gemelos)y ayudan emocionalmente a desarrollar la fuerza para vencer los obstáculos de la vida, templanza y valor para superarlos.
Con cada asana de yoga aprendemos desde lo físico a seguir una disciplina, en dónde desarrollamos fuerza, elongación, resistencia , permanencia en la postura sin tensión
y a nivel interior a despertar en nosotros una virtud que está guardada en cada postura y que despierta al practicar y aprender cada día un poco más.

Con las posturas de equilibrio, aprendemos a fortalecer ambas piernas por separado ,para que no prevalezca la lateralidad y se desarrollen armónicamente ambos lados del cuerpo, lo cual ayuda a nivel cerebral a integrar el trabajo de ambos hemisférios cerebrales.Aprendemos que las asanas de yoga son un reto y un desafío para el cuerpo y la mente , que necesitan aprender la concentración y la estabilidad en un punto concreto, lo cual lleva a un aprendizaje del yoga de la mente( concentración o dharana).

En cada clase de Yoga aprenderás a estar de pie en el mundo real, sin tensión, sentirás en tu interior la fortaleza de un guerrero, que sabe esperar el momento justo para cada acción,sintiéndote cada día más equilibrado en tu corazón para conquistar al enemigo más tramposo: tu propia mente.
¿Te animas al desafío?

Adriana Paoletta

1 comentario:

Anónimo dijo...

hola ,quiero planificar una clase de yoga para mis amigas,somos todos adultos y con inconvenientes circulatorios y articulares,es para hacer en casa,con una duracion de media horita mas o menos...me das las posturas iniciales ? y una consecutividad diaria ? necesito una clase completita y entretenida.a