miércoles, 28 de noviembre de 2007

Yoga:aprende a combatir el estrés II




En Occidente estamos acostumbrados a adquirir conocimientos a través del intelecto . En Oriente el conocimiento del mundo se realiza a través de las percepciones sensoriales que nuestro cuerpo nos entrega , para luego corroborarlo en el intelecto.
Los agentes estresores del mundo en que vivían nuestros antepasados eran amenazas físicas de supervivencia, generadas por un depredador, por fuerzas naturales y más tarde por las guerras territoriales.
En la actualidad los agentes estresores son más sutiles pero más contínuos: una amenaza de despido, la presión laboral, el consumismo , la contaminación ambiental, ritmos biológicos acelerados, vida sedentaria, tránsito, bocinas etc.
Cuando experimentamos la tensión ( acción generada por el estresor) tu cuerpo reacciona en tres fases:

1) reconoce el suceso que genera la tensión.
2) evalúa internamente dicho suceso.
3) tu cuerpo reacciona.

Esta reacción produce síntomas somáticos de la angustia asociados al stress:

1) Síntomas neuromusculares: temblor , hormigueos, cefaléas, contracturas, vértigo.
2) Síntomas cardiovasculares: taquicardia, palpitaciones, palidez, dolor precordial, accesos de calor.
3) Síntomas respiratorios: respiración agitada, disnea, opresión torácica , sensación de ahogo, alergias.
4) Síntomas digestivos: gastritis, sensación de bolo esofágico,espasmos gastointestinales, dispepsia, colon irritable, aerofagia, náuseas, vómitos.
5) Síntomas genitourinarios: enuresis, eyaculación precoz, frigidez etc.
6) Síntomas varios: sequedad de boca, sudoración, lipotimia, hipertensión arterial.

Para salir de este círculo vicioso de acción y reacción, debemos reconocer que a veces no podemos cambiar el estresador, pero si podemos cambiar , la reacción frente a él. Lo que hace difícil manejar la respuesta al stress, es que una vez iniciada , la mente ya no tiene control sobre ella.
El stress es lo que hace el cuerpo en relación a otra cosa. El stress está dentro del cuerpo y el estresador está fuera del cuerpo.
Para liberarnos del stress tenemos que ser sujeto y objeto de observación, ser actor y espectador de la escena.

Si nos encontramos en un embotellamiento es muy probable que se disparen automáticamente síntomas de tensión. Si modificamos nuestro comportamiento corporal, respirando profunda y lentamente, acomodando el cuerpo en una posición más relajada e induciendo a la mente a través de visualizaciones positivas y retracción de los sentidos ( imaginar a los seres queridos, algún recuerdo agradable) lograremos un estado de calma y bienestar.
Así , eliminando los síntomas del stress corporal , desaparecerá la causa del stress.
Adriana Paoletta



No hay comentarios: