jueves, 25 de junio de 2015

El Sanador herido. Arquetipos que debemos sanar.



El Sanador herido se ha iniciado en el arte de la curación tras experimentar algún problema personal. Este problema puede ser desde una verdadera herida o enfermedad física, hasta la pérdida de posesiones materiales. Al margen del tipo de herida, el reto inherente a este proceso de iniciación consiste en que la persona no puede acudir a nadie en busca de ayuda, salvo que se trate de cierto grado de apoyo. El iniciado es el único que puede curar la herida. Si se trata de una enfermedad o de un accidente, no suele tener cura por la vía convencional. El arquetipo del Sanador herido se manifiesta en tu psique a través de la exigencia de que te obligues a alcanzar un grado de esfuerzo interior, que es en un proceso de transformación más que un intento de curar la enfermedad. Si has completado con éxito este momento de iniciación, de forma inevitable experimentarás una curación excepcional. Una vez finalizada la iniciación, se abre una senda de origen divino que te impulsará a dedicarte al servicio de los demás. El lado oscuro del Sanador y del Sanador herido se manifiesta en el deseo de sacar provecho de los que necesitan ayuda, lo que incluye afirmar que puedes curar cualquier enfermedad.

Películas en las cuales se ve este Arquetipo: Ellen Burstyn en Resurrección; Louise Fletcher en Alguien voló sobre el nido del cuco (lado oscuro); Rosalind Russel en Amor sublime; Barbara Stanwyck en Miracle Woman (basada en la vida de Aimee Semple McPherson).

Novelas de ficción: La cindadela de A. J. Cronin; Elmer Gantry de Sinclair Lewis (lado oscuro). Religión/Mito: Asclepio (héroe romano que se convertiría más tarde en dios de las plagas y, después, en dios de la medicina y la curación); Esculapio (dios romano de la curación inspirado en el griego Asclepio); Garuda (gran ave dorada con pico de águila, alas y cuerpo humano, símbolo de los indios norteamericanos para la medicina); Meditrina («Sanadora», diosa romana del vino y de la salud que más tarde sería incluida en el culto de Esculapio); Eeyeekalduk (dios inuit de la curación); los budas de la medicina (los más importantes: Bhaishajyaguru del Tíbet y Yakushi-Nyorai de Japón, que simbolizan la curación y la cualidad transformadora que tienen los budas).

Margareth Miss