martes, 9 de junio de 2015

Celebrar sin un hijo.


En estos 3 años sin mi hermana sentí, viví y camine por lugares fríos, oscuros, profundos y llenos de amor.    

Como cristiana abrace mi fe con todas mis fuerzas, pues nada había mas poderoso que esa fe que había llevado años conmigo creciendo en mi corazón.  Pude entregarle el alma de mi hermana a esa Virgen que tanto la había cuidado en su enfermedad, conduciéndola hacia un camino de Santificación aceptando su Calvario como un camino directo al corazón del cielo.

Nadie sabe mas de mi hermana y de su alma que yo. Fui madre, hermana, consejera espiritual, creadora de bellezas junto a ella. Fui su guía hacia la eternidad y soy mensajera aquí en la tierra. Pues cuando un alma parte sin poder cumplir su vida entera, criar a sus pequeños bebes, expresar su libertad, HABLAR, decir, sentir en libertad, una parte de su alma queda aquí en la tierra floreciendo en los misterios naturales.

                        

Desde chicas supimos que estaríamos así de unidas y así lo fue Romi. Pues yo sigo comunicándome con tu corazón trascendido y ahora lo entiendo todo. Porqué partiste, porqué tuvimos que caminar en las brazas del dolor, de la perdida y aceptar lo indecible. Lo se y lo sabemos todos en la familia.
cada uno a su manera acepta, comprende y espera... Sabiendo que vos , algún día , nos harás entrar en ese Cielo donde las almas humanas se encuentran cuando se han amado mas allá de la muerte.

Hoy mas que nunca entre nosotros estarás junto a tus hijos espiritualmente celebrando el cumpleaños de 80 de nuestro papá.

Eterna Romi.Te amamos!

1 comentario:

Dora Baez dijo...

Conmovedor y profundo!!!!! Amor para vos y los tuyos!