martes, 14 de octubre de 2014

El prana y la lluvia

“Dicen algunos yoguis que antes de la lluvia
podemos absorber muchísimo prana”

Adriana Paoletta
La lluvia es parte de la Vida.
La Tierra y el ser humano estamos compuestos principalmente de agua y la lluvia es un elemento que nos ayuda a regenerarnos.
Pretender vivir en un mundo de Sol exclusivamente es como querer vivir sólo la infancia, perdiéndonos el resto de la Vida.
Aunque la actitud ante los elementos cambian según el país y el hemisferio donde vivamos, parece que la cultura moderna globalizada ha creado un imaginario colectivo de éxito asociándolo a días soleados, poca ropa y mucho optimismo y compañía, y uniendo la lluvia a soledad, tristeza, frío y desorientación.
España es conocido por un sector del turismo como el país de las “3 S”: Sun, Sea and Sex y la actitud general, también entre los autóctonos, suele ser de rechazo de las inclemencias climáticas, a pesar de la sequía y de todas las evidencias racionales de necesidad de todos los fenómenos meteorológicos. Eso se nota en las reacciones de la gente cuando llueve.
Para desmentir la mala fama de la lluvia traemos hoy un ejercicio llamado “Prana y lluvia” de Adriana Paoletta en su fantástico blog de yoga.
En este vídeo de 3′ Adriana nos explica que, según los yoguis, antes de la lluvia es el momento en que podemos absorber más prana o energía vital y esto lo podemos utilizar para recargar nuestras pilas internas y para ayudar a alguna zona de nuestro cuerpo a sanar o a destensarse.
Estos son los pasos:
  1. Absorber el aire nasalmente y despacio
  2. Permitir que los aromas de la Naturaleza entren en nuestro cuerpo
  3. Dirigir este aire mentalmente a todas las células de nuestro cuerpo y si existe dolor en alguna zona, dirigimos el prana conscientemente allí porque “donde va el prana, va tu energía vital”
Ella da estos útiles consejos para aprovechar el prana en un momento de esplendor y limpieza de la atmósfera, pero podríamos añadir el dejar que las primeras gotas de lluvia caigan sobre nuestro rostro para reconciliarnos con los ciclos de la Naturaleza y agradecerle este regalo energético.
Y recuerdo que si llevamos a cabo regularmente la limpieza nasal con la lota, nuestra capacidad de absorber prana será mucho mayor y nuestra conexión con el Todo, también.
¡Feliz y amigable próxima lluvia¡