jueves, 23 de octubre de 2014

Como prepararse para la muerte y ayudar a otros para hacerlo.



Qué hacer en el momento de la muerte

Cuando llegue nuestro último día, necesitamos aceptarlo y no verlo como algo extraño; no hay otra manera. En ese momento, alguien que tenga fe en una religión teísta debe pensar: “esta vida fue creada por Dios, por lo que el final también está de acuerdo con el plan de Dios; aunque no me guste la muerte, Dios la creó y debe significar algo”. Las personas que realmente crean en un Dios creador deben pensar de esa manera.
Aquellos que siguen las tradiciones indias y creen en la reencarnación deben pensar en su vida futura y hacer algún esfuerzo por crear las causas correctas para una buena vida futura, en lugar de preocuparse, preocuparse y preocuparse. Por ejemplo, en el momento de morir pueden dedicar todas sus virtudes para que su próxima vida sea una buena vida. Y luego, en el momento de la muerte [sin importar cuáles sean nuestras creencias], el estado mental debe ser calmado; la ira y el miedo excesivos no son buenos.
Si es posible, los practicantes budistas deben usar su tiempo para irse preparando para sus próximas vidas; las prácticas de la bodichita y ciertas prácticas tántricas son útiles para ello. De acuerdo con las enseñanzas tántricas, al momento de la muerte ocurre la disolución de los elementos en ocho etapas (se disuelven los elementos más burdos del cuerpo y luego también se disuelven los niveles más sutiles). Los practicantes tántricos deben incluir esto en su meditación diaria; todos los días yo medito al menos cinco veces en la muerte (en diferentes prácticas del mándala) y ¡aún estoy vivo! Justo esta mañana he pasado por tres muertes.
Así, estos son los métodos para crear una garantía para una próxima buena vida y, como lo mencioné antes, para los no creyentes es importante ser realistas acerca del hecho de la impermanencia.

Cómo ayudar a los que están muriendo

Con respecto a las personas que están muriendo, es bueno que la gente que las rodea tenga algún conocimiento [de cómo ayudar]. Como lo mencioné anteriormente, si la persona que está muriendo cree en un Dios creador, podemos recordarle a Dios. Una fe unipuntual en Dios al menos tiene algún beneficio, también desde la perspectiva budista. Con aquellas personas que no tienen ninguna creencia ni religión, entonces, como mencioné anteriormente, hay que ser realista y es importante tratar de mantener su mente en calma.
Tener a los parientes llorando alrededor puede ser perjudicial para que una persona moribunda mantenga la mente en calma (demasiado apego); y por este apego hacia sus parientes también existe la posibilidad de que desarrolle ira y vea a la muerte como un enemigo; así que es muy importante tratar de mantener su estado mental en calma. Eso es importante.
En muchas ocasiones [se me ha solicitado que acuda a hospicios budistas]. En Australia, por ejemplo, hay un convento en el que las monjas están totalmente dedicadas al cuidado de los moribundos y de los que tienen enfermedades graves. Esta es una muy buena manera de poner en acción nuestra práctica diaria de compasión; eso es muy importante.

Reflexiones de su Santidad el Dalai Lama sobre un enfoque realista del budismo: conferencias para los antiguos residentes occidentales de Dharamsala