miércoles, 27 de noviembre de 2013

El no-apego a los frutos de la acción.


Según Buda el no-apego es la mejor de las virtudes. Al mantener una actitud no apegada no sólo nos liberamos de la dependencia conseguimos libertad en el vivir sino que somos capaces de impregnar de amor cualquier situación y circunstancia de la vida. El NO-APEGO es algo distinto al DESAPEGO. El desapego apunta a la tendencia a retirarse y volverse indiferente , el NO apego da como resultado una participación activa no con PASION O APEGO sino con la libertad mental y el gozo de vivir. 


Mediante esta virtud del NO APEGO nos volvemos totalmente vivos , espontáneos ,cariñosos ,autónomos y fuertes en nuestro contacto e interacción con el mundo de las relaciones, así como en el mundo de los fenómenos ya sean físicos, ambientales, mentales o espirituales.


Al experimentar algo , el NO APEGO nos permite disfrutarlo plenamente sin reservas. Nos sentimos libres de saltar sobre cualquier experiencia que tengamos “surfeando” sobre la experiencia misma, sobre los sentimientos ,pensamientos , sensaciones, recuerdos que ella genera de forma tal que como un surfista avezado usamos de la energía de la ola para que nos lleve a destino deseado y no que nos haga sucumbir en su turbulencia.

La mayoría de nosotros tenemos una gran tendencia aferrarnos a nuestras posesiones y carencias, a experiencias positivas y negativas , con el objetivo inalcanzable de sentirnos “seguros” en la vida. 

                                          


Cuando emprendemos un viaje interior repetimos este mismo comportamiento: deseamos retener lo que no puede ser retenido e intentamos producir lo que no puede producirse ,como el conocimiento interior , el amor , la libertad. Estas son virtudes universales, fluyen libremente y están disponibles a todo aquel que se ponga en contacto con ellas. Al estar atrapados por nuestras actitudes condicionadas de “adquirir y aferrarnos”,perdemos muchas oportunidades de encontrar amor, paz, libertad y el profundo silencio interior. Con este condicionamiento inconsciente construimos una vida en la que impera el dolor y el sufrimiento.

El NO APEGO no puede existir hasta que el condicionamiento del ego , es decir la ilusión de ser una unidad sólida y separada se disuelva como una gota de tinta en el mar. Una vez hecho esto ,el amor fluirá de forma natural en todos nuestros actos , nuestras palabras y pensamientos , aunque sigamos usando el sentido del YO o SI MISMO para comunicarnos y funcionar en el mundo. EL YO es tan sólo un instrumento y no la realidad total y sólida que antes dábamos por hecha.

El no apego es sabiduría en acción y una vez establecida en nuestra conciencia fluirá constantemente con nuestra atención.


El modo sencillo de diferenciar el apego del desapego es que al partir en NUESTRO VIAJE interior (la vida, las relaciones ,el camino espiritual) , el NO APEGO nos llevará a no cargar la mochila con nuestros pensamientos, prejuicios, emociones y experiencias, emprendiendo la senda, livianos de equipaje solamente con lo necesario para ayudar y ayudarnos. Mientras que el DESAPEGO nos llevará a creer que en el distanciarnos constantemente de personas , situaciones ,emociones , no tendremos que llevar ni siquiera una mochila , pues nada necesitaremos , ni nadie nos necesitará y que sólo prevalecerá nuestro confort de estar momentáneamente sin peso que cargar , sin relaciones para sostener, sin compromiso que asumir, sin compasión para vivir.
 
Adriana Paoletta

Dedicado a mis alumnos de Yoga y Meditación Vipassana .

 Miercoles de 20 a 21 15.hs y Viernes de 12 a 13 hs. San Blas 3060 consultas@taitoku.com.ar

1 comentario:

Luna dijo...

Pufff... Parece tan fácil... domar el ego, el apego... ¡Pero cómo nos cuesta!