domingo, 14 de agosto de 2011

Renacer.


En mi balcón,asomaron unas violetas de los alpes muy blancas. El frío las hizo nacer con tanta delicadeza, que me conmovieron profundamente. De bulbos antiguos, renacieron bellamente como un regalo insperado.

Cuando hoy besé la cabeza de mi hermana,al quedarse dormida, sentí esa misma belleza frágil e inocente. Cuando amamos y sufrimos las vaivenes de los vínculos, no creemos que el sentir es tan hondo y profundo ,que pueda emerger de la mas ríspida tierra.

Lo árido de nuestros sufrimientos, a veces obstruyen nuestra capacidad de renacer. Como esa flor en mi ventana, tan blanca, tan presente y luminosa , que ni siquiera me animo a tocarla .


Siento un gran respeto por esa vida blanca y perfecta, esa flor ,es un símbolo de aquello que aún no conozco, pero que intuyo, detrás de los vacíos a tantas preguntas.

Allí ,donde no parecía haber nada más que tierra, renació la flor más delicada...y ahora está en mi ventana.

A mi hermana Romina, de infinita belleza, que ahora es una flor que renace.

Adriana Paoletta

2 comentarios:

Susana dijo...

Hola Adri!
Cuanto me emocionan y conmueven tus publicaciones. Muchas gracias.
Un abrazo lleno de Amor para vos y para tu hermana, Susana

Adriana Pereyra dijo...

Namastè, Adriana, escribes con el alma, se muy bien lo que se siente frente a la dolencia de un ser querido.Pero veo tu fuerza y tu visiòn de la vida diferente, en tus notas.Yo el año pasado pasè algo similar con mi hijo, que gracias al Universo , està restablecido.
Es hermoso ver que igual logras apreciar la belleza en tu entorno.
Sè que eso te da fuerzas y te nutre.
Van a salir a adelante.Un gran abrazo de Luz desde Uruguay.