martes, 23 de diciembre de 2014

Renacer bajo las estrellas del pequeño dios

Hay un sabor de profundo sentir

que el corazón no puede siquiera entender.


Pero confío sin necesidad de milagros.

Toco las palmas húmedas de los que sufren.

Acaricio las manos secas de los que tienen hambre.

Duelo el paraíso perdido del amor en la tierra. 

Quizás me muestres  el amor enterrado debajo de las cenizas

y yo no pueda comprender con mi pequeña estrella,

que has nacido humilde entre los hombres heridos.

Pero si , niño de Belén te ruego me regales la luminiscencia de tu cielo del desierto.

Porque hace unos días que te sueño sosteniéndote entre mis manos

 naciendo desnudo y pequeño

 recibiéndote una vez mas en mi corazón.  



Adriana Paoletta

                                                            Feliz Navidad para todos!