martes, 25 de noviembre de 2014

Es necesario recorrer el desierto para encontrar la lluvia fresca


Realmente no sabemos hacia donde vamos. Podemos controlar la vida?
Es tan simple lo vital y tan difícil de establecer un orden . Ese orden es algo que nos trasciende como humanos y debemos imitar. El orden divino nos invita a seguirlo, inspirándonos en el.

Amar, soltar, dejar vivir, aprender, no dañar, enfrentar la verdad, crecer respetando a  los que saben , cuidar de los enfermos, los ancianos y los niños...

En quién confiar? En aquellos que veas desprendidos de sus actos y no te pidan ser sus esclavos. Que puedas reconocer en ellos el  sabor del servicio, la escucha, la amabilidad y el respeto.

Es necesario recorrer los desiertos humanos, para encontrar agua fresca en tu camino interior.
Pero cuando llegues a encontrar tu verdadera familia de sangre y de espíritu , tendrás la gracia de haber llegado al corazón  de tu comunidad , que te recibirá con los brazos abiertos, danzando en la lluvia.

Adriana  Paoletta