miércoles, 7 de diciembre de 2011

Cerrando el círculo. Abriendo el símbolo.

Me gusta pensar ,que al cerrar un círculo, algo se define, algo se aclara, algo se responde dentro mío. Pero al mismo tiempo , sé que mi mente no puede darme las respuestas a todo lo que se abre ,como gran pregunta, como misterio.

El símbolo es una estructura cognitiva, un sobreviviente de los tiempos , que me ayuda a abrirme y a esperar.


Contemplo los símbolos religiosos y permito que me hablen. Me abandono, al lenguaje simbólico de los síntomas de mi cuerpo, dejando que expresen lo no dicho, por la razón .Y escucho ,atentamente, sabiendo que hay en ellos, una marca inconsciente, tangible, sensible y por momentos  dolorosa, de mi paso por el mundo.








Hay círculos que se cierran, al menos por ahora. Pero un símbolo, siempre nos dejará abierto , un pasadizo secreto.

Como humanos necesitamos del círculo ,como símbolo de principio y fin ,pero también como símbolo de profundidad, para poder leer oportunamente, los pliegues y rebordes escondidos de nuestra realidad.


Cerremos el círculo, para abrir el símbolo.



Adriana Paoletta