viernes, 10 de junio de 2011

El mundo cabeza abajo. Posturas invertidas con columpios.


El mundo se da vueltas cuando inviertes tu eje. Sirsana, es la panacea de las asanas de yoga. Sus beneficios terapéuticos son inigualables.


A la hora de armarla, debes tener los siguientes recaudos:
  1. haber realizado un correcto ablande articular de todas tus articulaciones.
  1. Antes de practicarla deberíamos realizar durante una año consecutivo,equilibrios de pie de todo tipo para corregir nuestro eje, partiendo del armado correcto de la postura madre de Tadasana.
  2. Alinear en eje a nuestra cabeza practicando el reflejo de estiramiento primario de Alexander, a partir del cual ,la cabeza se estira hacia adelante y por detrás. Eso hará que toda la columna se estire hacia arriba.
  3. contar con la ayuda de un profesor calificado.

El uso del columpio de inversión, es de gran ayuda para todos aquellos que padecen tratornos de cervicales, artrosis de columna, escoliosis, hernias de disco , ciatalgias, lumbalgias, artrosis de cadera, osteoporosis, fibromialgia,etc.

Beneficios terapéuticos según Iyengar:
  • Al armar sirsana nuestros órganos se relajan descomprimiendo sus fascias de sostén. Fortalece los órganos abdominales.
  • La práctica regular de Sirsasana hace circular una corriente de sangre pura y sana a través de los células cerebrales, rejuveneciéndolas, con lo que la fuerza del pensamiento se incrementa y la ideas se hacen más claras.
  • Es un tónico para la personas cuyo cerebro se fatiga rápidamente y asegura aporte de sangre adecuado para el riego de las glándulas pituitaria y pineal del cerebro. El crecimiento, la salud y vitalidad depende del correcto funcionamiento de estas dos glándulas.
  • Personas afectadas de insomnio, pérdida de memoria y de vitalidad se han recuperado por la práctica regular y correcta de esta asana.
  • Los pulmones ganan en resistencia contra cualquier clima, y cualquier trabajo, lo que le libra de refriados, toses, anginas, halitosis y palpitaciones.
  • Mantiene el cuerpo caliente.
  • La práctica regular de Sirsasana proporciona un marcado aumento en el contenido de hemoglobina de la sangre.
  • Su dominio aporta serenidad y equilibrio físico y mental.
  • Desarrolla resistencia física.
  • Alivia el insomnio.
  • Fortalece los brazos, las piernas y la columna vertebral.
  • Mejora la digestión.
  • Ayuda a aliviar los síntomas de la menopausia.

Sólo te resta practicarla y comprobar sus bondades.

Disfruta de tu sadhana!

Clases de Yoga Escuela Taitoku. Lic. Adriana Paoletta