miércoles, 8 de junio de 2011

Busca tu manantial.


Hoy amanecí con esa extraña sensación de emoción en mi cuerpo. Cuando siento esa vibrante cercanía con mi propia sensibilidad interna,puedo percibir todo a mi alrededor con simpleza y alegría. Al llevar a los chicos al colegio, cosa que en general hace mi marido todas las mañanas, pude ver las primeras luces rosadas del amanecer. Les dije a los chicos ,que contemplaran ese color tan bello del cielo.

Las hojas amarillas del otoño, frío y poético, para los que tenemos techo y calor. Las veredas crujientes de hojas color ocre, anaranjado y limón.

Una bandada de palomas grises, cruzando de calle en calle, un hombre en bicicleta llevando a su hijo envuelto en bufandas abrigadas, la plaza en silencio, despertando de a poco. El movimiento sutil y musical del tiempo, simplemente ,transcurriendo.


Cuando trasciendes la mente y observas, abriendo el corazón al instante, nada parece tan gris, ni tan temido.


Simplemente respira. Abrete sin miedo , a encontrar ese manantial fresco ,en el que todo renace sin medida.

No te alejes de este ahora, sólo respira y contempla lo que sucede, desde ese lugar sagrado y silencioso.

Siente que ahora estás a salvo del dolor, ahora estás en calma, ahora vives en profundidad, la intensa fragilidad de todo lo viviente.


Sin embargo ,si profundizas un poco más , llegarás al instante inmóvil ,en el que el silencio te abrace y te permita comprender, por qué estás aquí.

A mi hermana Romina y a todos los seres que caminamos a tientas en el gran misterio de la vida.

Adriana Poaletta

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias Adri por compartirlo e incluirnos. Soy una de las que camina a tientas y disfruta por estar en el camino. Ese camino en el que nos encontramos todos y avanzamos cada uno desde el sitio de Luz que nos correspode.
Un abrazo con mucho amor para tu hermana Romina, para vos y para todos.
Susana