viernes, 7 de agosto de 2015

Cuando tu mundo se transforma.

 Ya falta muy poco para cumplir la mitad de mi vida. Una vida dedicada al trabajo espiritual,  a la familia y a la investigacion. Hubo un dia en que mi percepcion de la vida cambio para siempre. y entramos en un túnel oscuro, penoso y  lleno de sombras. Como familia siempre fuimos unidos, cuidadores de enfermos que iban debilitandose como parte de una generacion anciana que mostraban el paso del tiempo de forma natural. Cuidar a los abuelos, a mis suegros, formó parte de mi vida de joven.. La muerte y la enfermedad eran parte intrinseca de la vida junto al nacimiento de mis hijos, nuestro trabajo y la cotidianeidad que estaba envuelta en un sentido trascendente, alegre y natural. Lo difícil era una aventura de vida. El egoismo no era un camino cercano. La ruta que habiamos elegido era el camino del corazón.

 Tristezas naturales, problemas que sorteabamos como familia, riquezas de experiencias únicas iban alimentando nuestro amor. Un amor muy grande que venciö muchas tormentas.
 La vida mirada desde la mente cristalina era algo completamente fluido aunque nuestros esfuerzos eran grandes, no lo sentiamos abrumador.
 Pero hubo un dia en que algo irrumpió en al union de la familia. La enfermedad de mi hermana Romi, un cáncer neuroendocrino abrió las puertas de un mundo sombrio e insospechado. Ella , pura dulzura y hermosa mamá, enfermaba con la violencia de un huracán furioso que se apoderó de su cuerpo para destrozarlo por completo. En un año la enfermedad la fue alejando dolorosamente de sus bebes recien nacidos, sin poder cargarlos a upa por los grandes dolores de su metastasis violenta.
 Mis pequeños hijos presenciaron por primera vez la muerte y el cáncer como puertas hacia la disolución. Ellos que fueron granades cuidadores de sus primitos, veian apagarse la vida quedando la orfandad de madre. una herida profunda que alguna vez despertará en Maia y Toby.
 Nadie enferma sin una cuota profunda de sufrimiento. Nadie enferma si no se siente vulnerable a la oscuridad que está presente en el corazón humano. Enfermamos cuando sabemos consciente o inconscientemente que la vida es un camino duro por transitar. Nuestros errores humanos son la oportunidad para redimirnos si tenemos el coraje de aceptar lo que no hemos podido lograr.
Y que habrá sido eso tan importante que no pudimos alcanzar: el amor?. El 'exito ante los ojos de los otros?. Quien mide nuestros logros?. Quién es el juez de nuestros méritos?. Un mundo lleno de falsedad, corrompido desde su esencia misma...ese es el ojo que nos observa para no poder mirar a la verdad a la cara.

Hemos perdido a un ser insustituible, un hermana del alma, una tia generosa y presente. Hemos perdido a sus hijos y todo ha desaparecido con Romi. Su muerte nos ha arrojado a un mundo inesperado, cruel y lleno de desprecio por los valores mas elevados.

Qué nos queda?. Tan solo escribir, recordar, oler el vacio de lo que nos fue arrebatado con crueldad. y al haber conocido lo ruin...el mundo ha cambiado para siempre.

Hay dos aguas que se mezclan dia a dia:  una llena de oscuro dolor y otra mansa y celestial. Y por donde navegamos ahora?. La respuesta está en la fuerza con la que te aferres a lo que ya no existe y jamás volverá. Al menos aqui en la tierra. Sin guardar vanas ilusiones nos desapegamos de lo que ha muerto caminando en el duelo.

Mientras tanto Romi,  seguimos dando pasos a tientas en un desierto en donde ya volveremos a sembrar la FE.