domingo, 2 de febrero de 2014

Lo cotidianamente sagrado.



Para tener una vida espiritual provechosa tenemos que dejar de vivir nuestra vida en compartimientos.Nuestra vida está dividida en períodos que dedicamos al trabajo ,al ocio ,al estudio etc. y la sociedad refleja y exagera esta fragmentación.Tenemos iglesias que albergan lo sagrado y distritos comerciales para lo secular y lo profano, hemos separado la educación, de la vida familiar , la vocación y los sueños, de los negocios y los beneficios de la producción del medio ambiente El hábito de dividir es tan fuerte que fragmenta nuestra visión de la vida ...

La práctica espiritual puede seguir fácilmente los patrones de fragmentación de nuestras vida si establecemos divisiones definiendo lo que es sagrado y lo que no lo es.
Muchas veces oiremos hablar de trascender el ego o del intento de alcanzar estados divinos y de pureza, mas allá del deseo, mas allá del cuerpo, se nos enseña que la iluminación debe hallarse por medio de la renuncia, creemos que esta iluminación se haya en algún lugar del mas allá o fuera de nosotros.La noción de alcanzaar una morada pura y divina desgraciadamente coincide con cualquier tendencia neurótica, temerosa o idealista que tengamos.

En el momento en que nos sintamos impuros , sin valor o avergonzados podemos UTILIZAR las prácticas espirituales para escapar de nosotros mismos..Siguiendo rígidamente preceptos espirituales, podemos tener la esperanza de crear una identidad espiritual pura . En India a esto se lo conoce como Cadena de Oro.No es una cadena de hierro pero sigue siendo una cadena.
El maestro tibetano Chogyam Trungpa Rimpoche advertía acerca de este "materialismo espiritual" describiendo cómo podemos imitar las formas externas de la prática espiritual,sus hábitos,creencias,cultura y meditaciones para escondernos del mundo o reforzar nuestros propios egos..

La práctica espiritual puede presentarse también como un escape, una forma de abandonar los problemas que tengamos con este cuerpo y esta mente para eludir el dolor de nuesta historia y la soledad de nuestra existencia.


 Es importante en ese momento preguntarse: ¿dónde y cuándo encontraremos la libertad?.
Tanto el sufrimiento como la iluminación han de descubrirse en nuestro propio cuerpo con sus sentidos y su mente. ¿Si no es aquí y ahora DONDE Y CUANDO la encontraremos?.
Si sólo contamos con el ahora con este instante no importa la actividad que estemos realizando, ¿como podremos separar lo espiritual de lo profano? .Tendriamos que ser banqueros,campesinos o basureros espirituales y deberíamos observarnos como tales.

La espiritualidad debería brillar e incorporarse en la vida en el modo en que caminamos,saludamos,comemos etc. y por sobre todo en la forma en que nos amamos los unos a los otros.


Esa es la forma de destruir los compartimientos en que dividimos nuestra vida. Los muros de los compartimientos están hechos de miedos y hábitos de las ideas que tenemos sobre lo que debería ser ,sobre lo que es o no es espiritual.. Sólo cuando nos hacemos concientes de la presencia de estos muros en nuestros corazones podemos desarrollar una práctica espiritual que nos abre a la vida en su conjunto.

Adriana Paoletta
Basado en la enseñanzas de Jack Kornfield.

Dedicado a las dudas de mis queridos alumnos.