jueves, 27 de febrero de 2014

Camina y entrega la confianza a la providencia divina.



La sensibilidad humana nos vuelve vulnerables para apreciar el arte, llorar de amor, gozar de la felicidad y entender que el bien es un camino que a veces requiere de grandes sacrificios. Estas dispuesto a entrenar tu sensibilidad y ser tu mismo una gran persona?.



Camina y entrega la confianza que hoy te falta,a esa providencia divina que nos ayuda a extender los caminos de esperanza por doquier.

Dificil no sentir la derrota cuando defiendes tu territorio individual sin darte cuenta que la tierra es mansa y de todos los que te rodean.



.Hace tiempo que decidi no erigir barricadas intelectuales,que solo aprisionaban mis miedos.

Y ahora camino en los descalzos pasos de toda la humanidad.

Adriana