miércoles, 30 de agosto de 2017

Cuando callen las palabras


El lenguaje es la función de la inteligencia humana que permitió al hombre comunicar y transmitir sus conocimientos, comercializar sus bienes, crear leyes de convivencia, transmitir sus sentimientos y deseos. Dejar para aquellos que los sucedieran , tuvieran un legado escrito, un pictograma simbólico, un fresco artístico, un film emblemático, una  carta de amor.


El lenguaje se abre paso también en nuestro cuerpo pues nuestras células se comunican entre sí manteniendo en armonía a nuestro cuerpo y a sus funciones biológicas.




Todo lo que hacemos comunica más allá de las palabras. Nuestros actos son la muestra de nuestras cercanías a las palabras que quizás no nos dejaron pronunciar y sin embargo se escurren y vuelan y llegan hasta el corazón de quien las necesita. La espiritualidad está hecha de milagros , pequeños y llenos de una fe que nadie puede apagar. La fe es la presencia inquebrantable de nuestra unidad con ese Dios que nos sostiene a todos de su mano, en un mundo que niega sistemáticamente la palabra de Dios. 


Las palabras que guían al hombre hacia el trono de la justicia, la verdad, la misericordia, la alegría, la templanza y el verdadero discernimiento están  hechas de un material eterno que nadie podrá destruir. Por eso clama, canta, dialoga, escribe, ama con palabras de ternura, pues cuando tus palabras callen ya no será posible escucharte.

Adriana Paoletta


  

No hay comentarios: