domingo, 8 de enero de 2012

La otra cara de la cruz.


La otra cara de la cruz ,es la que se esconde ,cuando el mundo nos hace creer poderosos, en un reino, que gobernamos a través del egoísmo.


¿Hacia dónde vamos en soledad?. Hacia el mismo lugar, pero sin tener consciencia de ello.
Nos aterra la disolución, de aquello que afanosamente perseguimos y por lo que perdimos la inocencia ,con la que sonreímos por primera vez, al entrar en el mundo.

Mientras camino observando, el piso húmedo y espumoso del mar en la orilla, puedo sentirlo: no tengo más que esto, y es tanto...

En lo cotidiano, suelto las amarras y sólo me dejo llevar por aquello que alimente la fe, el amor y el amparo ,de esta suave sensación de ligereza, cuando no realizo juicios ,acerca de lo que ha pasado y dejo atrás, todo resentimiento, que orada ,el libre fluir de los instantes tibios, de flores lilas y gotas de rocío.


En los brazos y en las risas de mis chicos, me tiendo, para descubrir ,que son ellos , quienes me sostienen, y no yo.



Y sé que te extraño,... pero en cada abrir y cerrar de ojos, te siento en la vida ,que brota con cada amanecer.

Adriana Paoletta