domingo, 23 de diciembre de 2012

La vida es la fiesta que celebramos todos los días.

Foto: Necesito que este niño, maestro de la simpleza, del amor y la verdad, nazca en mi corazón. Y su claridad anime mi mirada, su voz descubra las primeras palabras de amor y de asombro, sus caricias suavicen la ternura perdida. Que puedas ser en estas fiestas, tan inocente y depojado como lo que eres: Paz detrás de tu  
egoísmo, amor detrás de tu rencor, perdón detrás de tu culpa. Animate a llorar y a limpiarte por dentro. 
Tiempo de adviento.
 Con amor 
adri

Celebrar en una  manera de integrar lo que parece natural. pero no es así . Es abrir el corazón y decir , ¨cuanto que tengo a mi alrededor por agradecer, Dios¨. Y para mí es tanto, tanto...

Cuando se tienden a mezclar las cosas en estas fiestas, siempre trato de prestar atención a una conclusión realista y feroz: estamos vivos y hay muchos que partieron ya. Las fiestas me traen a la memoria cuatro personas que fueron los lazos más fuertes que tuve en la vida: mi hermana Romina, mi abuelo Jacinto, mi suegro (el abuelo Ramón) y mi tía Silvia. Ellos cuatro ,fueron los que trataron de todas las maneras posibles que la navidad fuese una FIESTA con mayúsculas, fueron las personas que intentaron unir a toda la familiay seres queridos, más allá de las diferencias que a lo largo del año se habían ido manifestando.

El espíritu de estos seres era la UNION , sobre todas las cosas y esas fiestas ,eran pura algarabía, villancicos, pesebres vivientes, que nosotros mismos armábamos en el jardín, tarjetitas en las mesas, turrones , pan dulce, burbujas, copas que sonaban a cristal melódico , en las manos de todos. 

Y para mí la Navidad es la continuación de ese espíritu ,que ellos me enseñaron a celebrar: que una mesa es  grande ,cuando tu corazón es grande y que este nacimiento ,es pura alegría divina ,que viene a redimirnos a cada uno en su interior. 

A reyes, a pastores, a pecadores , a ateos, a quienes quieran pasarlo solos, a locos, a quien no puedas ver, pero hoy está a tu lado por alguna razón , a los enfermos y a los ancianos que no pueden caminar para celebrar( mi abuelita Egle que se cayó ayer y está toda machucada) .

Abramos la puerta de nuestra casa y dejemos entrar a este niño,  maestro de la simpleza, del amor y la verdad, para que nazca en nuestro corazón. Que su claridad anime tui mirada, su voz descubra las primeras palabras de amor y de asombro, sus caricias suavicen la ternura perdida. 

Que puedas ser en estas fiestas, tan inocente y depojado como lo que eres: Paz detrás de tu 
egoísmo, amor detrás de tu rencor, perdón detrás de tu culpa.

Limpiemos las heridas y y celebremos la Vida en estas fiestas.

Con amor
Adriana