domingo, 31 de julio de 2011

Un estudio revela las contradicciones de la espiritualidad New Age. Con frecuencia merma la capacidad de relación social de los jóvenes.


Una investigación realizada en Australia con más de 3.700 adultos jóvenes ha revelado que la espiritualidad de la Nueva Era, o las nuevas formas de religiosidad, pueden afectar negativamente al bienestar del ser humano. Centradas en la auto-transformación y excesivamente individualistas, estas prácticas religiosas acaban mermando la capacidad de relación social de los jóvenes, así como su salud mental. A esta conclusión llegó la investigadora Rosemary Arid, que señala que otro problema de la nueva espiritualidad es la inmensa variación en temas religiosos, que acaba restando credibilidad a los símbolos y, por tanto, dejándolos desprovistos de su capacidad para dar sentido a la vida. Por Yaiza Martínez.
Un estudio realizado por la doctora Rosemary Aird de laSchool of Population Health de la Universidad de Queensland, en Australia, ha revelado que las nuevas formas de religiosidad, centradas en el yo en lugar de en la comunidad, no ayudan a hacer más felices a los que las profesan.

Según informa la Universidad de Queensland en un comunicado, Aird examinó la relación entre nuevas formas de espiritualidad, como la de la New Age o Nueva Era, a través de una encuesta realizada a 3.750 jóvenes de 21 años, nacidos en Brisbane. Los resultados demostraron que una espiritualidad o una religiosidad centrada en uno mismo puede perjudicar la salud mental de las personas.

Aird dividió en dos grupos a los encuestados -creyentes en Dios (al estilo de las religiones tradicionales) y creyentes en un poder superior diferente de Dios, partiendo de cuestiones como si iban a menudo a la iglesia o con cuanta frecuencia participaban en actividades religiosas. La información sobre el entorno religioso de los encuestados se completó con las respuestas que dieron sus madres al inicio del estudio, a principios de los años 80.

Posibles causas

La investigadora descubrió de esta manera que las creencias espirituales o religiosas no tradicionales estaban relacionadas con niveles más altos de ansiedad, depresión, formas desequilibradas de pensar y comportamiento antisocial.

Según declaraciones de Arid, publicadas por la revista australiana Brisbanetimes, este hecho podría ser debido a que las religiones tradicionales promueven la idea de la responsabilidad social, la consideración de los intereses de otros y, en definitiva, una valoración de la vida en comunidad.

Las creencias de la Nueva Era, por el contrario, ponen el énfasis en la auto-transformación y la auto-iluminación como camino para cambiar el mundo. Estas actitudes, sin embargo, pueden dar lugar a actitudes demasiado introvertidas, que alejan al individuo de su propia comunidad, produciendo ciertos niveles de aislamiento.

De hecho, según reveló el estudio de Arid, la gente joven con creencias del tipo de las de la Nueva Era mostró ser el doble de tendente a la ansiedad y a la depresión, en comparación con las personas que mantenían creencias religiosas tradicionales.

Variedad excesiva

Alrededor del 8% de los adultos jóvenes entrevistados acudían a la iglesia una vez por semana, y la investigadora descubrió que esta actividad reducía la tendencia a comportamientos antisociales propios de la edad en varones jóvenes, aunque no en el caso de las mujeres.

Los adultos jóvenes con creencias religiosas tradicionales (los que creían en Dios), y aquéllos cuyas madres creían en Dios, acudían a la iglesia, o estaban adscritos a una religión concreta, durante sus primeros años de vida no reportaron unos beneficios mayores en relación a su salud mental o comportamiento social, al contrario de lo que sucedió cuando se convirtieron en adultos.

Según Aird, el cambio de creencias -de una religiosidad tradicional a otra más reciente- se produce en la mayoría de los casos por el deseo de encontrar sentido a la vida. Las personas que se adscriben a la espiritualidad de la Nueva Era suelen tomar prestados elementos de todo tipo de antiguas religiones, que además pueden cambiar a menudo, lo que provoca en ellos una falta de rutina y una confusión real.

Esto acaba suponiendo para ellos una pérdida de sentido para cualquier tipo de tradición, es decir, que se quedan sin un fundamento espiritual que les permita sentir que realmente la vida y el mundo tienen un sentido, siempre según los resultados de esta investigación.

Nueva Era y sociedad

En esta tendencia a la variación y a la confusión han jugado un importante papel en las últimas décadas los medios de comunicación, que han contribuido a popularizar diversos modos de espiritualidad. Según Aird, "la religión y la fe se han terminado mezclando con la cultura popular".

Aird señala que éste es el primer estudio realizado en Australia para examinar la salud mental de los adultos jóvenes, sus pensamientos y su comportamiento social en relación con sus creencias, entornos y costumbres religiosas.

Asimismo, la investigadora afirma que las formas de espiritualidad nuevas son demasiado individualistas y no acentúan la importancia del bienestar de los otros, lo que acaba afectando a la salud mental y a las relaciones sociales. Han trasladado su foco social al foco personal (del yo).

La idea de que la transformación del individuo conducirá a un cambio positivo y constructivo de la sociedad implica en sí una contradicción: ¿cómo se puede cambiar la sociedad de manera positiva si se está centrado únicamente en uno mismo?, señala Aird.

La Nueva Era o New Age se refiere a la Era de Acuario astrológica, que marcaría el comienzo de un cambio en la conciencia del ser humano, a partir de mediados del siglo XX. Una inmensa variedad de corrientes filosóficas y espirituales, nuevas o antiguas, han sido relacionadas con este concepto, lo que a menudo ha generado un confuso sistema de creencias no unificado.

Algunas de estas creencias son reinterpretaciones de mitos y religiones previos, otras tienen que ver con sistemas de creencias establecidas que recopilan religiones, y otras son sistemas de creencias fijos que se combinan.

Via: Tendencias de las religiones.

sábado, 30 de julio de 2011

¿Cómo nace nuestra fe?


Ayer pensaba en la fe. Intenté hacer memoria, viajar atrás en el tiempo, para descubrir cuándo sentí conscientemente la presencia de Dios,como manantial del universo entero.


Y la verdad , es que fue un largo caminar. A veces en soledad, otras , acompañada de grupos caminantes, momentos de desierto, crítica y distancia de mi credo, éxtasis inenarrables , en muchas meditaciones y búsquedas intelectuales, a través de la filosofía, la mística y el arte.


Sin embargo la verdadera fe, nació en momentos ,en los que estuve atenta a la fe de los demás.

Si, curiosamente, la fe no nace desde lo alto, como un rayo de iluminación, sino que se construye de hombre a hombre, como un reflejo de su búsqueda de infinito.

Mi fe nació, de la mano de mi madre y mi padre, cuando me llevaban a misa, en medio de la plaza de nuestro barrio en San Martin. Cuando salía de la iglesia, me encantaba correr las palomas de la plaza y subirme a los toboganes,bajo el sol del domingo.


Mi fe nació ,cuando mi abuelo me trajo mi primer rosario, de la ciudad romana de Pompeya. Por alguna razón ,ese rosario, que todavia conservo, me guió con su cuentas color rubí ,a través de mis noches oscuras del alma.

Mi fe creció cuando enseñaba catequesis a los chicos de la parroquia. Escribía y dibujaba las parábolas de Jesús y les enseñaba a meditar ,transmitiéndoles la experiencia, de un Dios presente y amoroso. Sólo bastaba que abrieran el corazón para sentirlo.

Con mis 18 años, mis queridos amigos y sacerdotes, me preguntaban , qué les enseñaba a los chicos que salían tan contentos de su clase. Un día los invité a presenciar mis clases, que finalizaban con meditación y visualizaciones. Y la verdad es, que quedaron perplejos. Por alguna razón , a pesar de mi heterodoxia, me respetaron y pude seguir adelante.


La fe se transmite de hombre a hombre, observando los actos de entrega, los rituales de purificación, los sacrificios de amor , que hacemos por un fin más grande , que nuestro pequeño yo.


Mi fe cruza valles florecientes, desiertos de roca y serpientes venenosas, palacios llenos de riqueza y belleza, cimas en las que a veces estoy muy sola, senderos en lo que estoy tomada de la mano de todos mis seres queridos, que me ayudan a no perderme con su calor.


Mi fe es vulnerable ,como mi propia humanidad. Veo en cada mirada, una fe que reluce como un cielo despejado, siento que estando juntos es más fácil encontrar otra vez la fe.


Ahora mi fe crece y madura en presencia de mis hijos, de mi familia entera, de mis amigos espirituales, mis alumnos, que día a día, comparten este viaje de transformación.

Sepamos que no estamos solos. El corazón nos une en un solo AMOR, que es humano y divino y nos recuerda, que para creer , hay que mirar a la verdad a los ojos.

Adriana Paoletta

viernes, 29 de julio de 2011

En los brazos de la sensación.


Mi cuerpo es el que me sostiene, me da identidad, sensación y felicidad. Todo lo que soy , está mediado por su presencia, por su manera de intervenir en las sensaciones que recibo, como respuesta a lo que me suceda.


Quienes trabajamos con lo terapéutico, debemos atender y escuchar las sutiles o desmesuradas mensajeras del cuerpo : las sensaciones.


Esas sensaciones han armado un circuito de felicidad, de incomodidad, de dolor, de tensión o aislamiento en nuestros patrones corporales y es por ello que permanentemente , debemos revisar esta respuesta primitiva ,para mejorar el vínculo con nosotros mismos y el mundo que nos rodea.


Las asanas de yoga realizadas en forma individual y silenciosa ,me ayudan a contactar con mi propio espectro de sensaciones; sutiles vibraciones cuando quiero estirarme y no puedo, calor cuando realizo un equilibrio que demanda de mi concentración, placer cuando descubro que puedo algo inimaginable, tensión cuando se cierran las puertas de una articulación.

Las asanas asistidas con un compañero o yoga en duplas, me permite entender mi relación con el cuerpo del otro.

Cómo me relaciono con quien tengo a mi lado:
  • Soy receptivo/me tenso/me cierro/ disfruto
  • Sostengo/soy sostenido/
  • Espero/recibo/doy/voy en busca de...
  • Encuentro/comparto/me siento aislado/frustrado/solo

En los brazos de la sensación puedo aprender mucho de mi relación con mi cuerpo...por ello...

siente...

déjate llevar en sus brazos...

Adriana Paoletta

domingo, 24 de julio de 2011

Incienso psicoactivo. Investigaciones acerca del incienso.

Recientemente un equipo internacional de científicos de la Universidad Johns Hopkins y de la Universidad Hebrea de Jerusalén ha descubierto que cuando quemamos incienso se generan una serie de sustancias psicoativas.

Desde hace miles de años que en el ámbito religioso y espiritual se ha afirmado que el olor del incienso era beneficioso para el alma. Ahora estos biólogos han descubierto que también es bueno para el cerebro, y que ambos efectos estén probablemente relacionados.

En el trabajo de este equipo científico se ha comprobado que el humo del incienso, concretamente el procedente de la resina de Boswellia papyrifera, activa unos canales iónicos específicos de las neuronas y podría aliviar la depresión y la ansiedad. Los canales iónicos son proteínas de las cubiertas celulares que bombean iones de un lado a otro de la membrana y los hay de muchos tipos.

Este descubrimiento puede ser el principio que lleve a la creación de una nueva clase de fármacos para la ansiedad y la depresión.

Según el National Institutes of Health los trastornos relacionados con la depresión son una de las principales causas de invalidez en los Estados Unidos para las personas entre los 15 y los 44 años de edad, afectando a casi 15 millones de adultos. Solamente la forma menos severa de depresión afecta a 3,3 millones de adultos de los Estados Unidos. Los desórdenes relacionados con la ansiedad afectan a 40 millones de adultos norteamericanos y frecuentemente va asociada a desórdenes depresivos. En Europa las cifras cada vez se equiparan más a las de Estados Unidos, y podemos estar hablando en poco tiempo de una verdadera epidemia mundial.

Raphael Mechoulam, uno de los investigadores, asegura que aún toda la información existente en los textos antiguos sobre los constituyentes de la resina de Bosweilla, hasta ahora no se había investigado su psicoactividad en profundidad.

Este equipo de investigadores encontró que la administración de acetato de inciensola, uno de los constituyentes de la resina en cuestión, tendría como efecto reducir la ansiedad y producir un efecto asociado al de los antidepresivos.

En el laboratorio, los investigadores administraron acetato de inciensola a ratones para comprobar sus efectos psicoactivos.

El resultado fue que afectaba a áreas cerebrales relacionadas con las emociones, así como a circuitos neuronales sensibles a los fármacos para la ansiedad y la depresión.

Concretamente, el acetato de inciensola activaba una proteína denominada TRPV3, que en el cerebro de los mamíferos juega un papel en la percepción del calor a través de la piel. De hecho, al criar ratones sin esta proteína y exponerles al acetato de inciensola, los ratones no mostraron ninguna reacción en sus cerebros.

Según Gerald Weissmann, editor jefe de FASEB Journal, estudiar cómo funcionan las drogas psicoactivas quizá nos pueda ayudar a entender mejor los fenómenos neurológicos. El descubrimiento de que este compuesto afecta a puntos específicos del cerebro podría ayudarnos a entender algunas enfermedades del sistema nervioso.

Weissmann dice que quizás Marx no andaba muy desencaminado al decir que la religión era el opio del pueblo, pues muchas religiones han usado sustancias psicoactivas en sus rituales.

Esta investigación aporta una explicación biológica para la práctica espiritual de quemar incienso presente desde hace milenios y que ha persistido a través del tiempo y de distintas culturas, lenguas y religiones: quemar incienso realmente hace que te sientas mejor.

Via Revista Dharma.

lunes, 18 de julio de 2011

La interdependencia. El todo está aquí.

Si eres un poeta, verás con claridad que una nube flota en una hoja de papel. Sin nube no habría agua, sin agua no podrían crecer los árboles, y sin árboles no podríamos tener el papel..

Por lo tanto la nube está en el papel .


La existencia del papel depende de la existencia de la nube. El papel y la nube están esctrechamente relacionadas.


Pensemos en otras cosas como la luz del sol.El sol es muy importante. Puesto que el bosque no puede crecer sin el sol y nosotros como humanos no podemos crecer sin la luz del sol...Por lo tanto el leñador necesita la luz del sol para cortar un árbol y el árbol precisa del sol para ser un árbol.

Por ello puedes ver el sol en esa hoja de papel.


Si te concentras más, con los ojos de bodhisattva, con los de quien está despierto,no sólo ves la nube y el sol en ella , sino que todo está ahí, el trigo que se se convierte en el pan, que comerá el leñador, el padre del leñador, todo está en esa hoja de papel.

El papel está vacío de un sí mismo independiente, ya que el papel lo contiene todo, el cosmos al completo.


La presencia de una escuálida hoja de papel prueba la presencia de todo el cosmos.

Thich Nhat Hahn

Cuando experimentamos realmente la interdependencia y el vacío, de donde surgen todos los seres, encontramos liberación y gozo espacioso.

Descubrir el vacío aporta una ligereza del corazón,una flexibilidad y una tranquilidad que impregnan todas las cosas.


Con cuanta más solidez nos apegamos a nuestra identidad, más sólidos se vuelven nuestros problemas.

Aligera tu mirada, el todo está en tus manos.

Adriana Paoletta

domingo, 17 de julio de 2011

El masaje como terapia para dolor.

La fe en el masaje es casi tan antigua como el hombre y con sobrados motivos. Nada como los pellizcos, las caricias, la fricción de las manos... para relajar el cuerpo y la mente, disminuir la tensión arterial, aliviar el estrés o ayudar a combatir la ansiedad y la depresión. Y ahora, gracias a una nueva investigación, también combate el dolor de espalda.

Daniel Cherkin, del Instituto de Investigación Grupo Salud de EEUU y autor principal del ensayo reconoce que "los masajes ayudan a la funcionalidad de las personas con lumbalgia, incluso seis meses después de haberse sometido a él".

Se trata de "una de las terapias alternativas más populares para el tratamiento del dolor en cuello y espalda, que representan más de un tercio de las cerca de 100 millones de visitas que anualmente reciben los fisioterapeutas estadounidenses... Las últimas revisiones de estudios científicos han encontrado pocas evidencias de que esta técnica sea efectiva para el tratamiento de la lumbalgia y ningún estudio ha comparado distintas formas de masaje para el alivio de los problemas musculares", comentan los investigadores.

En su ensayo, publicado en el último 'Annals of Internal Medicine', los científicos han comparado la eficacia del masaje relajante (también conocido como sueco y uno de los más extendidos en el mundo) con el masaje estructural en 401 personas de entre 20 y 65 años con dolor crónico de espalda inespecífico de al menos tres meses de duración.

El masaje sueco, que pretende inducir un estado general de relajación incluye effleurage (son movimientos a lo largo y en dirección al corazón), petrissage (sirven para aliviar tensiones y calentar la musculatura, es el primero que se realiza ya que permite que la persona se familiarice con el masaje), presión de puntos o fricción profunda, entre otros movimientos. El estructural es una técnica de integración postural, desarrollado a principios del siglo pasado por Ida Rolf, que mezcla técnicas de masaje profundo y manipulativo.

Todos los participantes, que habían rellenado cuestionarios previos sobre sus síntomas y cómo estos limitaban su actividad diaria, fueron divididos entres grupos: masaje sueco, masaje estructural o cuidados tradicionales (medicación en la mayoría de casos) a lo largo de 10 semanas.

Los datos del trabajo demuestran que más de un tercio de los pacientes que recibieron los dos tipos de masajes reconoció mejoría de los síntomas en comparación con solo uno de los 25 pacientes que se sometieron a la terapia clásica.

A las 10 semanas de tratamiento, dos tercios de los sometidos a la terapia alternativa frente a un tercio de los que siguieron los cuidados clásicos afirmó gozar de una mejor y mayor funcionalidad que antes de empezar el ensayo. Además, los masajeados pasaron menos días en la cama, estuvieron más activos y consumieron menos antiinflamatorios que los que no se sometieron a las técnicas manipulativas.

"Hemos encontrado que el masaje es tan eficaz como otras terapias: ejercicio, yoga, acupuntura o medicación para el dolor de espalda. Pero, además, es más seguro", reconoce el autor principal del ensayo.

Aunque admite que desconoce las "razones últimas por las que el masaje tiene efectos beneficiosos en la lumbalgia, los ciertos es que ambos tipos de técnicas son efectivas para los pacientes".


Consultas por Terapias para el dolor de espalda, hernias de disco, cervicalgias, lumbalgias, tendinitis, artrosis de cadera. Lic. Adriana Poaletta.

consultas@taitoku.com.ar

viernes, 15 de julio de 2011

¿Qué es la infelicidad?


Cuando era niña pasaba horas jugando y contemplando el mundo a mi alrededor. Sentía que el universo era un gran misterio a resolver y debía investigarlo. Trepaba al techo de mi casa por las noches e intentaba trazar el camino de las estrellas según las estaciones. Eran horas y horas , en las que mi mente buscaba ,en unión con la naturaleza , las respuestas a esa maravilla que llamaba VIVIR.

Cuando trepaba a mi bicicleta, lo más divertido era perderme en el tiempo ,sin rumbo fijo, ansiando despertar,esa bella caricia de libertad.

Cuando observo mi mente , presiento siempre , que hay un velo ante mis ojos. Un velo hecho de sensaciones viejas, pensamientos que ya no debo sostener y emociones que no son necesarias para nutrirme en este ahora.

Tengo la necesidad de limpiar mi mente, como limpio mi cara todas las mañanas. La meditación hace ese trabajo cotidiano de borrar aquello que ya no sirve, para acercarme a la vida, tal cual es.


Incluso el dolor profundo va cambiando y se vuelve más suave. Si maduras, hasta los deseos más fuertes, se suavizan , si diste el tiempo necesario para observar la raíz de tu sufrimiento. Porque observar con atención plena el presente, desvanece la sensación de infelicidad.

Abrete y tan sólo quédate allí, viviendo lo que se te entrega , en su justa medida. Un poco de dolor y un poco de amor, un poco de luz y otro poco de oscuridad , un día de sol y otro de lluvia ,para que podamos apreciar las diferencias, sosteniendo el bello equilibrio de los contrarios.

La infelicidad aparece , cuando queremos controlar la realidad rechazando lo que se presenta ante nosotros o anhelando lo que todavía no sucedió. Sin saberlo, empiezas un guerra en tu interior,que una y otra vez deberás detener, para volver a ser feliz aquí, simplemente aquí...

Adriana Paoletta

martes, 12 de julio de 2011

El aburrimiento y el consumismo


Entre los males emocionales que predominan en la actualidad el aburrimiento pareciera jugar un papel relevante en la sensación de desgano o en la depresión. Esto sucede en una cultura que exalta la diversión como valor supremo y que ofrece una gama aparentemente interminable de opciones de entretenimiento. La mayoría está ligada al consumo. Hoy casi todos los productos son vendidos para entretener: desde una mayonesa hasta un shampoo, de un curso de inglés a un automóvil, todo se rige por el imperio de lo divertido y de la satisfacción inmediata. Generando, por supuesto, cuotas enormes de frustración.

El modelo feliz sería una réplica de esas publicidades donde se ve una fiesta alrededor de la pileta, donde todos ríen, se abrazan y se divierten con una copa en la mano; no son tres o cuatro amigos, son alrededor de cien. Cuerpos perfectos, caras seductoras, un buen pasar. Para los que no pueden acceder a ello en el mundo real hoy Internet da a todos la posibilidad de ser, tener y lucir como más guste en el mundo virtual. Y ofrece gratuitamente juegos, películas, revistas, redes de amistad infinita y millones de formas de diversión. Pero muy poco de todo lo propuesto puede pasar la prueba de lo fugaz o despegarse de la lógica de consumo y descarte. Así de inmediata la satisfacción, así de rápido vuelve el aburrimiento.

Y entonces muchos hablarán de vacío, de una carencia que no saben con qué llenar. Ni el boliche, ni la PlayStation, ni llegar a los 1000 amigos en Facebook alcanzan para evitar el encuentro con ese agujero negro que, tras el velo del aburrimiento, provoca pánico, desilusión, incertidumbre y angustia. Nadie enseña cómo enfrentarlo y para algunos la única opción es escapar. Ese agujero alberga mil preguntas nunca hechas o jamás respondidas. Preguntas básicas del tipo quién soy, qué deseo, para qué existo, cuál es mi plan. Un programa demasiado aburrido como para no intentar postergar. Aunque a la corta o a la larga, siempre interpela.

Responder a esas preguntas del núcleo más íntimo del hombre conlleva un proceso de búsqueda muy personal. Pero hay una ayuda para enfrentar el tedio del aburrimiento de manera menos efímera que las opciones actuales de diversión y que, al mismo tiempo, sacude la conciencia hacia la búsqueda de respuestas más hondas sobre la propia existencia. Se trata de abrir espacios para la sorpresa, de generar pequeños movimientos que puedan ser la grieta por la que se filtran oportunidades, desafíos, aventuras. Muchos de los que se quejan de aburrimiento hacen todos los días el mismo camino, hablan siempre con las mismas personas, van siempre a los mismos lugares, no modifican sus rutinas. El simple hecho de elegir un camino diferente para ir al mismo lugar coloca a la mente en una frecuencia de exploración, de apertura al cambio, de innovación. Y aunque parezca inverosímil, ese mínimo gesto de cambio predispone el ánimo con la energía de los que esperan una sorpresa.

Es un primer empujón del aburrimiento o de la abulia hacia la dinámica de la novedad. La novedad es exploración y pregunta, salvo que se desista de ellas cerrando otra vez las puertas del crecimiento. Someterse a la interpelación de la sorpresa conecta con aquel lugar de las preguntas, mueve la conciencia, el juicio, conduce a pensar y a desear respuestas.

Algunas personas se quejan de la falta de sorpresa en sus vidas sin saber que es necesario hacerle espacio, generar huecos por donde se pueda filtrar. Es difícil que las personas con ánimo de búsqueda se depriman con el aburrimiento. Cuando el horizonte entusiasma por encima del presente, se es capaz de esperar, sufrir y seguir buscando sin morir en el intento. Pero paralelamente, una vida no deprimente requiere ir revisando y contestando aquellos interrogantes existenciales para construir, así, un colchón que haga ese agujero negro más resistente, y tolerable, menos temido y más aceptado como un misterio para el que siempre habrá que estar buscando nuevas respuestas.

revista@lanacion.com.ar

Esta nota de Teresa Batallanez, me dio el empujón para reflexionar acerca de un tema cotidiano, el aburrimiento. Cuántas veces escuchamos decir : no tengo nada para hacer, necesito de algo para ser feliz, mis proyectos dependen de algo externo a mí para crearlo, sin este objeto ,no puedo ser feliz, sino tengo a esa persona a mi lado, no me divierto. En cambio de volvernos autónomos, en cuanto a los estímulos que generamos ,necesitamos de los demás ,para sustentar nuestra autoestima, validar nuestras ideas o plasmar un ideal.

Mi tiempo libre, que no es mucho,. no me alcanza para sacar de mi, todo lo que deseo realizar. Hay un mundo adentro ,tan vasto, que las horas se vuelven fugaces, para dibujar mis sueños, para leer todos los libros que me interesan, para sentarme a dialogar con mi familia, para caminar bajo el sol en la tarde, no me alcanza el día para abrirme a descubrir ,la inmensidad de mi alma y la de todos aquellos que me acompañan.

No puedes aburrirte , no tienes ningún derecho a hacerlo, sin antes haber explorado el inmenso espacio de tu Ser. El aburrimiento, es nuestro gran enemigo y debemos estar atentos a él, es un demonio interno que nos lleva de las narices al consumismo, a la depresión, al desprecio por la vida y al peor de los consumos: las drogas,el sometimiento sexual,la violencia y la codicia de estados cada vez más llenos de objetos y vacíos de SER.


Adriana Paoletta


domingo, 10 de julio de 2011

Más allá de la enfermedad, el espacio ilimitado de tu alma.


Puedes sentirla por momentos. Pero no nos han enseñado a encontrarla.

Sin embargo está siempre allí, flotando en el espacio de tu mente, como una burbuja de jabón.


A veces quieres tocarla con tus manos, con tus sentidos groseros, y plaff!..., se te escurre entre tus dedos, dejando en tus manos ,la sensación de haber perdido algo bello y escurridizo.

Demoraremos todo una vida, para darnos cuenta ,de que no estamos limitados por nuestro cuerpo, por nuestras emociones cambiantes, por nuestros pensamientos temerosos u omnipotentes.

La experiencia interna del alma, se desarrolla en cada instante , cuando lo importante, comienza a diluir lo efímero y vacío, aquello que cambia sin que puedas evitarlo .

Es una búsqueda hecha de señales , que apuntan a tu conciencia limitada , cuando sufres las distintas caras de la fragilidad.


El alma te invita a serenarte, a dejarte llevar por su paso silencioso y anhelante de infinito. Te sostiene en sus brazos,para sanarte de aquello que aún no puedes entender , como raiz de tu dolor.

Cuando miras atentamente detrás de tus ojos, a tu derecha, a tu izquierda, por detrás y por encima de tu cabeza, comprendes la materia con la que has sido creado: eres parte del cielo, brillante,despejado e infinito .

Abre tu corazón
para dejarte guiar por tu alma inmortal.

Adriana Paoletta

A mi hermana Romina ,que ya culmina una etapa de su sanación, y a todos aquellos que están transitando un proceso de transformación, permitamos que el alma nos guíe.

viernes, 8 de julio de 2011

Relajación y Meditación.Diferencias



La relajación es una práctica que nos enseña a aflojar todos los músculos tranquilizando el sistema nervioso, la mente y el aparato emocional.
Para ejercitarse en la relajación, hay que ir sintiendo cada zona del cuerpo con la intención de soltarla. Progresivamente todo el cuerpo se va relajando más y más. Desde la tranquilidad y la serenidad es más fácil despertar la conciencia y desde la conciencia uno puede descubrirse a sí mismo y tomar las riendas de su vida. Aspecto que no se puede descuidar mientras transitamos por el mundo cotidiano.
La milenaria y solvente práctica de la meditación por su parte, consiste en el adiestramiento metódico de la atención mental y el cultivo armónico de la mente, para potenciar todos los recursos mentales, aprender a canalizar positivamente el pensamiento y dejar de ser pensados por una mente autónoma, purificar el inconsciente, mejorar la calidad de vida psíquica y la afectividad, adquirir sosiego y equilibrio, superar la ansiedad y frenar el estrés y de esta manera muy eficiente, cooperar con el practicante para mejorar en mucho su salud mental, emocional y orgánica.
Meditar no es sentarse de una manera determinada, ni respirar esperando alcanzar un resultado, esto sería premeditar.
Y premeditar , es pensar reflexivamente algo antes de ejecutar. En la premeditación hay una intención, un deseo, un propósito, un objetivo, una meta, una preparación, un planear, un programar.

Meditar tampoco es visualizar, visualizar es formar la imagen de una cosa representada mentalmente. Visualizar es como en las afirmaciones, evadirse de lo que realmente esta sucediendo, la realidad la verdad lo que es.
Es irreal o ilusorio, visualizar que sé esta en medio de un gran bosque verde y bonito, junto a un lago de agua tranquila y serena que nos transmite una gran paz,cuando internamente estamos en una guerra sin cuartel luchando contra nosotros mismos, auto engañándonos con imágenes placenteras para huir de lo que realmente esta sucediendo, que es la realidad la verdad lo auténtico. Si uno padece del miedo en cualquiera de sus formas y utiliza algún tipo de escape nunca podrá ver cual es la causa de ese miedo,el que lo experimenta y el que trata de escapar de esta experiencia desagradable es uno mismo. Cuando tenemos miedo no nos damos cuenta que somos nosotros mismos los que creamos esa sensación de miedo, los que la experimentamos y después queremos que no se repita.

Lo mismo sucede con las experiencias agradables, nosotros mismos las producimos las experimentamos y después queremos que continúen. Nos podremos sentir muy bien experimentando una agradable sensación de paz y relajación, visualizando una puesta de sol recitando un mantra comiendo o viendo un buen partido en la televisión.
El problema es que no nos damos cuenta de que esa sensación tan agradable no es creada por nada externo a nosotros, somos nosotros mismos los que producimos experimentamos y queremos que se repitan o no esas experiencias.


El pensamiento es memoria y la memoria es del pasado, este es el motivo por el que siempre un pensamiento tropieza con otro, siempre estamos pensando en lo que hicimos o lo que vamos hacer, nunca vivimos el presente activo, el aquí y ahora. Vivir el aquí y ahora, es ser conscientes, es despertar la conciencia, estar atento, adentrarse en el tao como algunos señalan, es ir por el verdadero camino.
Estar atento es ser observador, vigilante, testigo de todo lo que pasa tanto en lo interno como en lo externo.
Para estar atento debe haber un interés y una observación silenciosa, uno no puede estar atento si está parloteando constantemente consigo mismo.
Si queremos aprender matemáticas, física química o lo que sea y estamos hablando con nosotros mismos, pensando en lo que hicimos o lo que vamos hacer, esa falta de atención no nos permitirá que aprendamos.

El pensamiento al ser memoria, conocimiento, sólo se puede mover desde lo que conoce hasta lo que también conoce, este es el limitado y estrecho campo en el que se puede mover, nunca puede ir más allá de sí mismo, de lo conocido
Lo desconocido-La muerte, él más allá, la reencarnación, Dios, la verdad , quienes somos etc .- lo damos por conocido basándonos en las ideas, pensamientos, conocimientos y experiencias de los demás, pero si queremos ser serios y sinceros con nosotros mismos hemos de reconocer que sólo sabemos qué es lo desconocido apoyándonos en los conocimientos y experiencias de los demás.

Fuente:"Las nueve llaves del aquí y ahora" Manoloalba:https://www.facebook.com/manolo.manoloalba
More Conocimiento Articles

miércoles, 6 de julio de 2011

Respiraciones para equilibrar nuestro día.


Los pranayamas del Yoga, son ejercicios poderosos para el control de la energía vital.

Los yoguis descubrieron la interrelación entre :
  1. ritmo respiratorio
  2. ritmo cardíaco
  3. ondas cerebrales
Esta sincronía permite aquietar el cuerpo para modular la mente.

Los pranayamas que podemos usar para equilibrarnos son:

1.Nadhi sodhana pranayama (equilibrante)
2.Brahmari pranayama (tranquilizante)
3.Ujjayi (tranquilizante)


Los pranayamas antes citados ayudan a:
  • Elevar la absorción de oxígeno en sangre y a eliminar CO2.
  • Purifican la sangre.
  • Fortalecen el sistema nervioso simpético y parasimpático.
  • Equilibran los hemisferios cerebrales.
  • Purifican los nadis. Disuelven los bloqueos energéticos y las samskaras.
  • Serenan la mente.
  • Inducen a estados de interiorización, concentración y meditación.
Disfruten de su sadhana activando la energía del prana!

Namasté!.

Adriana Paoletta